Regreso a la página principal
 

 

Creada el 2 de diciembre de 2006
 

 

EL CAMINO A XENU
 

 

por Margery Wakefield
 

 

PRÓLOGO
 

Me siento mirando al Director de Procesamiento, con las latas del E-Metro en mano, intentando comprender qué me dice: "A partir de ahora --me dice con su mirada fija y neutra, con la voz monótona de todos los buenos auditores de Cienciología-- deberás permanecer en tu habitación. Colocaremos a una persona que vigile la puerta. No tienes derecho a abandonar la habitación bajo ningún pretexto, se te llevarán las comidas, está claro?"

 

Estaba de piedra, estaba tocada. Pero ¿Por qué? "¿Qué es lo que había hecho?" -pregunté mirándole. Él no me dijo mas que: "Es por la seguridad de la Org. (organización), es todo cuanto puedo decirte" -me respondió.

 

Una muchacha salida de no se dónde llegó tras de mí: "Dana, por orden del Director de Procesamiento ("D of P") acompaña a Wakefield a su habitación inmediatamente."

 

Estaba abatida. En mi lecho intentaba comprender.

 

Al principio esperé. Creía que me enviarían al lugar secreto donde se escondía Hubbard. Sólamente algunos escasos miembros del personal de elevada posición sabían dónde se encontraba. Era un gran secreto. Quieren enviarme a otro lugar porque tengo problemas y me auditarán.

 

Existía un rumor que indicaba que los preaclarados eran enviados a otro lugar ya que estos casos eran resueltos por el brazo derecho de Hubbard, David Mayo.

 

Fui hacia la puerta para controlar... un joven estaba sentado en el suelo justo al lado. Me miró amenazante. Regresé a la cama. Como dijeron, las comidas me fueron servidas.

 

Los días pasaron y mi esperanza se extinguía, parecía que el mundo me hubiese olvidado. Una noche miré fuera y constaté que mi guardián se había dormido. Caminé por el pasillo, bajé las escaleras y salí. Era una noche clara, casi de luna llena.

 

Empecé a andar en los silenciosos parajes de la Org. ........... CONSTRUYENDO

 


- Forma de contacto -