Regreso a la página principal

 

UN PEDAZO DE CIELO AZUL

 

por Jon Atack
 
 

Era 1950, en los primeros días de Dianética, poco después de que Ronald Hubbard abriera las puertas de su primera Organización, la muchedumbre le aclamaba. Hasta entonces Hubbard sólo era conocido por los lectores de Ciencia Ficción de la época Pulp pero ahora tenía un bestseller, un libro que prometía solucionar los problemas de la mente humana y el dinero entraba. Hubbard encontró fácil crear esquemas para obtener más dinero y una de las primeras tareas fue disponer los grados de calidad de miembro ofreciendo mayores beneficios con precios altos cada vez más elevados. Treinta años más tarde un asociado recordó sarcásticamente a Hubbard que se giró hacia él, confiado, sin dudar y sonriente "deja que le vendamos a esa gente un pedazo de cielo azul"

 

 

AGRADECIMIENTOS
 
 

En particular debo expresar un agradecimiento a mis amigos Mitch Beedie, Lawrence Kristiansen y George Shaw. Mitch Beedie ha sido una fuente constante de estímulo, y ayuda a través de seis años de investigación y trabajo. Lawrence Kristiansen ha demostrado ser un recurso inestimable, compartiendo su conocimiento y comprensión de Cienciología. Su investigación meticulosa y sus correcciones me han ayudado a concentrarme mejor acerca del tema. George Shaw también colaboró de forma altruista y escepcional por su conocimiento de Cienciología así como de los motivos de Hubbard.

 

Este libro se basa en las declaraciones de aproximadamente 150 individuos en entrevistas, correspondencia, conversaciones grabadas, estractos de cuentras y declaraciones juradas o atestados. Los que otorgaron su consentimiento y que yo entrevisté se nombran en el índice de referencia. Mi agradecimiento a todos ellos y también a las personas que han decidido seguir permeneciendo en el anonimato.

 

Estoy más que agradecido a Russell Miller por su colaboración mediante entrevistas para mi y por nuestra buena relación.

 

Mil gracias a los camareros de Dave y al personal de la Sociedad Histórica de Montana; A Ron Newman por permitirme acceder a su colección de cartas de Hubbard y de las primeras ediciones; a Brenda Yates y Carol Kanda por asegurarse que recibiera los 28 volúmenes de la transcripción del caso Armstrong. Sin Brenda estos vitales documentos no habrían llegado a estar disponibles.

 

La gratitud ..... CONSTRUYENDO

 


 
- Forma de contacto -