Aviso

Mi conocimiento de la lengua inglesa es escaso. Soy consciente que la presente traducción no es perfecta pero el hecho de que pueda estar accesible en español, es muy importante. Por supuesto, el texto será revisado y los errores corregidos.


forma de contacto

 

Regreso a página principal.

 



Texto original / English version ------ En français ------ In italiano

 



 

MIS NUEVE VIDAS EN CIENCIOLOGÍA

 



 

por Mónica Pignotti

(Copyright de la misma autora)

 


 

 

ÍNDICE

 

Introducción

 

Cómo me involucré

 

El cebo

 

La franquicia

 

Mi padre prueba interponerse

 

Técnicas de control mental. Los primeros meses

 

Alienación del mundo exterior

 

Mis primeros pasos en "El Puente hacia la libertad total"

 

Mi primer contacto con la Sea Org

 

Los TR´s a la dura

 

OT III

 

La Sea Org

 

El buque insignia "Apolo"

 

El internado de Auditor de Flag

 

La llegada del Comodoro

 

El RPF

 

Mi encomio de LRH

 

Misión en Nueva York

 

El concierto de rock

 

Allá vamos otra vez. Otro viaje en montaña rusa

 

El escarmiento del RPF

 

Comienzo mi nueva vida

 


 

INTRODUCCIÓN
 

Lo siguiente es una narración de mi vida en Cienciología, una secta en la cual me involucré desde diciembre de 1970 hasta agosto de 1976, unos cinco años y nueve meses. De 1973 a 1975 viví abordo del buque Apolo ("Flag"), hogar de L. Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología. En Flag me entrené para ser auditora (una terapeuta de Cienciología). Mi vida en Flag fue una Montaña Rusa de contínuos altibajos. En una ocasión recibía un encomio personal de Hubbard y era mostrada como un ejemplo de cómo debe ser un auditor de Flag. Meses más tarde Hubbard canceló todos mis certificados y me envió al RPF (prisión de Cienciología) por un error de auditación que yo no cometí. Los auditores en Flag estábamos bajo contínua presión para ser perfectos. El stándar de perfección era el capricho de L. Ron Hubbard.

 

Sin duda muchas personas han leído historias repulsivas sobre lo que pasaba en Flag y puedo confirmar que son verdaderas. Esto lleva a preguntarse en primer lugar por qué una persona desearía unirse a un grupo así. ¿Cómo podría alguien aguantar tal abuso? En este testiminio escrito espero aclarar algo sobre esta pregunta. Yo no me uní a Cienciología para recibir órdenes o abusos y no conozco a nadie que lo hiciera. El grupo al que pensé que me unía cuando no era más que una joven idealista de dieciocho años tenía poco que ver con lo que era realmente Cienciología y todavía es.

 

Cuando descubrí Cienciología, pensé que había encontrado todas las respuestas a los grandes misterios de la vida. Había encontrado la verdad, eso creía. Lo que no sabía entonces, sin embargo, es que estaba involucrada en un culto destructivo, que usaba el engaño seguido de sutiles pero muy eficaces técnicas para controlar mi mente y las mentes de otros muchos.

 

No me di cuenta de todas las consecuencias del impacto de esta experiencia hasta años después de abandonar el grupo. Ahora soy consciente del enorme daño que me ha causado éste cuando yo era víctima del control mental. Mi propósito al escribir esta narración de mis experiencias es para que la gente sepa qué es lo que se puede sentir cuando uno es Cienciólogo; qué es lo que atrae a la gente a Cienciología y las técnicas utilizadas en Cienciología para el control mental de la gente. No es una bonita historia pero tener este conocimiento es esencial si usted desea ayudar a un amigo o liberarse uno mismo de las garras de este culto destructivo.

 

Tan dolorosas como fueron mis experiencias, me hace muy feliz ser libre de nuevo, de poder hecer mis propias cosas en la vida. Sin embargo, algunas personas fueron menos afortunadas. Quentin Hubbard, el hijo de L. Ron Hubbard y amigo muy cercano, se suicidó a la edad de 22 años, pues no veía la forma de salir de la trampa en la que se encontraba. Nacido en Cienciología, no podía encarar la vida dentro de la secta y no podía seguir viviendo en ella. Es demasiado tarde para Quentin, se ha perdido y nadie puede reparar el daño que le ha sido hecho; pero no es demasiado tarde para otros. Si escribir esto logra el discernimiento aunque sólo sea a una persona para salir de la secta, quizás después de todo, mis años en Cienciología hayan servido para algo.

 


 

CÓMO ME INVOLUCRÉ
 

Siempre he sido y todavía soy, una persona muy curiosa sobre las cuestiones de la vida y de la naturaleza humana. De adolescente mantuve detallados diarios de mis experiencias, de mis pensamientos e ideas sobre la vida. Era consciente de los serios problemas que existían en el mundo y deseaba hacer algo positivo acerca de ello. Muchos de mis amigos tomaban drogas para salir de las tensiones de la vida pero no lo compartí. Era una persona con carácter que nunca cedía a la presión de un grupo. Era, en palabras de mi madre, un "espíritu independiente".

 

He tenido mucho interés en las ideas que se desmarcaban de la morma comúnmente admitida. Sentía que el mundo necesitaba ideas y soluciones nuevas y esperaba contribuir algún día a acciones que cambiarían realmente la vida de la gente. Leía todo lo que podía encontrar sobre la naturaleza humana y cómo podríamos alcanzar nuestra capacidad máxima como seres humanos. Estaba convencida de que para cambiar el mundo, debíamos cambiar como individuos; así que cuando oí hablar de un libro llamado "Dianética, la ciencia moderna de la salud mental" por L. Ron Hubbard, estaba muy interesada.

 

Era a finales de 1970 y comenzaba mis estudios en la Universidad de Utah a los 17 años, con una especialización en música. Originaria de una família de músicos, estudiaba música desde los cuatro años. Hasta entonces siempre había asumido que sería músico pero ese año comencé a poner en cuestión esa idea. Esto causó en mí, una intensa lucha interna por así decirlo, en mi mente, un rechazo de todo lo que mis padres habían deseado para mí, pero al mismo tiempo, sabía que tenía que seguir mi propio camino. Esta lucha interna, nada infrecuente en personas de mi edad, fue un factor que me hizo vulnerable a Cienciología.

 

Estaba interesada en el tema de la psicología y empecé un curso de introducción, el cual, tomaba partido a favor de la Escuela Conductista. El curso hacía muy poco énfasis en otras corrientes que quizá me interesaban más. Dada la poca información que obtuve, decidí que ese lugar tenía poco que ofrecerme, empecé a buscar en otra parte informaciones sobre esde campo.

 

Había en la Universidad una profesora de música llamada Sally Peck comprometida con la Cienciología. Sally era primer viola de la Sinfónica de Utah y miembro respetado de la comunidad. Uno de sus estudiantes me habló de la Cienciología y me llevó a una conferencia sobre la comunicación, en diciembre de 1970, poco antes de cumplir los dieciocho. No había nada de importancia crucial en la conferencia pero me impresionó las personas que habían acudido. Muchos de ellos eran grandes artistas y músicos que tenían grandes ideas sobre la naturaleza de la vida y su trabajo como artistas. Después de la conferencia compré el libro de Dianética y pasé mis vacaciones de navidad en Michigan, leyéndolo. No pude dejarlo, estaba fascinada. L. Ron Hubbard parecía haber desarrollado una teoría innovadora acerca de la mente humana y la causa de toda aberración y había desarrollado una técnica llamada auditación. Una práctica diseñada para producir un mundo sin demencia y sin guerra. Así comenzó mi viaje. De vuelta a Salt Lake City, en enero de 1971, empecé mi primer curso de Cienciología.

 


 

EL CEBO
 

Antes de proseguir, creo que sería importante explicar con claridad, qué es lo que me atrajo de Cienciología. Cada secta, por siniestra que parezca, tiene algo positivo que utiliza como cebo para atraer a las personas. A fin de cuentas, si todo dentro de una secta fuera negativo, nadie querría pertenecer a ella. Yo no creo que la naturaleza humana sea masoquista. La gente no quiere sufrir la humillación y la degradación que se practica en las sectas. La gente acude a ellas porque cree que la secta de algún modo les ayudará a cambiar alguna condición no deseada y les aportará una vida feliz y satisfactoria.

 

En Cienciología, la auditación es el cebo utilizado para atraer a la gente. La auditación es un proceso que ocurre entre dos personas; el auditor (terapeuta o consejero) y el preaclarado (abreviado Pc., la persona para ser auditada). El trabajo del auditor consiste en hacer una pregunta, escuchar atentamente la respuesta que el Pc. da y acusar recibo diciendo "gracias", "bueno", o "OK" tras la respuesta del Pc. El trabajo del Pc. consiste en mirar dentro de su mente y responder a la pregunta. Una regla básica de la auditación es que el auditor nunca evalúa a su Pc. El auditor nunca le dice al Pc. lo que él piensa de la respuesta a la pregunta o cómo el Pc. debe pensar. De este modo el Pc. se anima a mirar dentro de él o ella antes de confiar en alguien más, estimulando el autodeterminismo. La premisa tras la auditación es que las respuestas están dentro de nosotros y que somos capaces de encontrarlas.

 

Encontré que era una idea muy poderosa así como mental y espiritualmente estimulante. Sin embargo, de lo que no me di cuenta entonces, es que esta idea de hacer preguntas y obtener respuestas, hacía muchísimo tiempo que se utilizaba. Ya había sido aplicada por los filósofos griegos y existen reconocidas tendencias en psicoterapia, que no tienen nada que ver con las sectas, basadas en la misma premisa. Creí que Hubbard había encontrado algo nuevo y maravilloso, como muchas otras personas que fueron atraídas a Cienciología.

 

Hubbard afirmaba ser anti-autoritario. A fin de cuentas, sólo teníamos que mirar dentro de nosotros mismos para encontrar la verdad. Era completamente inútil confiar en un individuo que se consideraba así mismo una autoridad. Ninguna autoridad, escepto él mismo; y aquí es donde las contradicciones aparecieron. La Sea Org, círculo cerrado de Cienciología, es uno de los grupos más autoritarios que se pueda imaginar. Muchas personas, como yo misma, fuimos atraídas por Cienciología que propugnaba la independencia y el autodeterminismo, nos encontramos más tarde bajo una dictadura totalitaria en un barco, con L. Ron Hubbard al timón. Hubbard dijo "no hay absolutos" pero cuanto más se adentra uno en el interior de Cienciología, más se percibe que la autoridad de Hubbard es un absoluto. Nunca puede ser criticada o cuestionada.

 

Si sólo hubiese sabido en esos primeros meses lo que sé ahora. Si sólo hubiese sabido que cualquier afirmación de uno mismo que fuera contraria a los caprichos de LRH era severamente castigada. Si sólo hubiese sabido que el universo creado por LRH era uno en el que no se podía confiar en nadie, donde "amigos" incluso parientes escribían reportes de conocimiento sobre otros. Si sólo hubiese sabido que Quentin, hijo de L. Ron Hubbard, había intentado suicidarse en varias ocasiones porque encontraba la vida insoportable bajo el control de su padre. Si sólo hubiese sabido que Hubbard, era exactamente lo contrario de lo que nos había prometido, que traicionó todo lo que exactamente apreciaba, que traicionó y quebrantó mis sueños y los de muchos otros. Si sólo hubiese sabido eso en enero de 1971, cuando comencé mi primer curso de Cienciología, habría huido lo más rápida y lejos posible. Pero las sectas destructivas como Cienciología no te dicen estas cosas. El engaño se usa para atraer a la gente y las técnicas de control mental para atraparlas. Eso es lo que exactamente me sucedió a mí.

 

La idea de dar y recibir auditación me atraía muchísimo. En la auditación vi el tremendo potencial para cambiar la vida de la gente. Muchos artistas se sentían atraídos por la auditación porque creían que el proceso les ayudaría a descubrir y explotar su potencial creativo. No tienen ni idea del precio que tienen que pagar al ser absorbidos por un culto que asfixia cualquier posibilidad de ser creativo. Hay celebridades que se implican en Cienciología, tales como Priscila Presley, Karen Black, John Travolta, Chick Corea y otros que, estoy segura, no estarán de acuerdo conmigo. Aunque estas personas han hecho muchos cursos avanzados, Cienciología se ha asegurado por su propio interés y con obvios propósitos de RRPP (relaciones públicas), que estas celebridades nunca vean el lado oscuro de Cienciología. Se les da un trato especial en centros establecidos para ellos, llamados "Centros de Celebridades". Cuando son huéspedes en organizaciones de Cienciología, como el hotel Fort Harrison en Clearwater, Florida, son atendidos por camareros uniformados en un elegante comedor. No se les muestra el garaje, donde los reincidentes de la Sea Org residen como castigo. Esto es algo que Priscilla Presley no ha visto nunca, puede estar seguro. Ella y su hija nunca han sido encerrados en el cuarto de la caderna del ancla de un barco, algo que yo he visto que ocurría a personas jóvenes y a otros en varias ocasiones mientras estaba abordo del Apolo. Ella ve Cienciología como yo la veía al principio y no se le permitirá ver otra cosa que ellos no le quieran mostrar ni querrá creerse los testimonios como el mío.

 

En los primeros meses veía Cienciología como un grupo poderoso pero de gente noble que trabajaba por liberar a las personas de sus prisiones mentales y en consecuencia, construir un mundo sin demencia y sin guerra donde cada individuo tuviera su dignidad garantizada. En esos meses y cuando estaba más indoctrinada decidí que Cienciología -y sólo Cienciología- tenía los medios para crear ese mundo. Concluí que no había nada más importante para mí que implicarme en Cienciología. En marzo dejé la escuela para ser ciencióloga a tiempo completo. Chris Tiemeyer, un profesor de música próximo a mí, vio lo que pasaba y se preocupó. Yo lo "manejé" diciéndole que Sally Peck, primer viola de la Sinfónica de Utah y miembro respetado de la comunidad estaba implicada en Cienciología y parecía irle bien. (Sally era otro ejemplo de celebridad de Cienciología a nivel local). Aunque Chris continuaba teniendo sus reservas, le convencí para que viniera al centro y obtuviera algo de auditación, pero ninguno de ellos se implicó demasiado y su contacto fue muy breve. Pienso que tenían curiosodad por ver qué era toda esa historia.

 

Mientras tanto, estaba pasando mi fase de "luna de miel" con Cienciología y cada día realizaba nuevos descubrimientos sobre el universo. Estaba eufórica. Tenía la impresión de haber hallado el destino que había estado buscando toda mi vida.

 


 

LA FRANQUICIA
 

Mis primeros dos años en Cienciología (1971-1973) estuve trabajando como auditora del staff en la franquicia de Salt Lake City, cuando no estaba en una organización ("org") superior recibiendo entrenamiento como auditora. En las franquicias, durante esos días, la ética dura (tácticas disciplinarias de Cienciología) que existían en las organizaciones superiores, no existían en las franquicias, ni en la franquicia de Salt Lake City. El propósito de la franquicia era el de traer gente nueva hacia Cienciología. Los poseedores de franquicia se permitían tener una vida modesta pero adecuada y entregaban un diez por ciento de lo que ganaban a Cienciología. Todo esto cambió en 1982 cuando las franquicias fueron tomadas por un grupo fanático en la más alta cúpula de Cienciología y muchos poseedores de Franquicia expulsados. En 1971, sin embargo, la franquicia era un lugar muy agradable. Como auditora del staff recibía un pequeño sueldo y vivía en una casa con cuatro o cinco cienciólogos junto a la franquicia. Compartíamos el alquiler que era de 125 dólares al mes. Las condiciones de vida no eran malas, diría que similares a las del estudiante medio que vive en el campus. Aparte de mi sueldo recibía también 200 dólares al mes que yo apartaba para realizar cursos más avanzados de Cienciología.

 

Deon Satterfield, la poseedora de la franquicia y jefa mía, era auditora de Clase VI y había logrado el estado de OT III, considerado como un avanzado estado de conciencia. Antes de ser ciencióloga, Deon había sido una arpista de la Sinfónica de Utah. Ella y yo desarrollamos una amistad cercana y sincera y la admiraba mucho. Se convirtió en mi mentora. En muchos sentidos, Deon era una persona muy independiente. Su rechazo hacia las altas organizaciones de Cienciología (no por los cursos o la auditación, si no más bien a causa de algunas personas que estaban allí) era obvio aunque nunca lo expresara abiertamente. Era una persona que nunca aplicó una disciplina dura a su personal. Como resultado, trabajar en la franquicia era bastante agradable. En una ocasión me dijo que nunca podría trabajar para una org. Dijo, "yo no soy una persona de Org.", sin dar más explicaciones. No se atrevió. Más tarde comprendería qué era lo que ella quería decir.

 


 

MI PADRE PRUEBA INTERPONERSE
 

En 1971 no existía la "Cult Awareness Network" ni otra salida aconsejable. La única alternativa que tenían los padres angustiados era recurrir a la desprogramación por la fuerza para conseguir que sus hijos lo dejaran. Cuando mis padres se enteraron que había abandonado mis estudios, se alarmaron. Años después mi madre me dijo que ella y mi padre fueron a la biblioteca e hicieron una investigación detallada sobre Cienciología. Lo que averiguaron los alarmó todavía más. Mi padre voló a Salt Lake City directamente desde Michigan con el fin de mostrarme los artículos que había encontrado y un libro escrito por Paulette Cooper titulado "The scandal of Scientology" (El escándalo de Cienciología) -la autora sufrió el acoso de los cienciólogos por escribirlo- leí los artículos y el libro pero los rechacé de inmediato como mentiras hechas por Personas Supresivas ("SP´s") Una SP es un término de Cienciología para cualquier persona que se opone a ésta, Paulette Cooper era para mí, la encarnación del mal. La veía como un ser miserable, una persona torturada que quería atraer a los demás hacia su locura. Su libro contaba historias horribles de Flag, el hogar de LRH. Yo no lo creía porque no había conocido nada más que la franquicia. Arrojé los artículos y el libro y le dije a mi padre que eso eran un montón de mentiras creadas por la prensa. ¡No podía creer que mi padre hubiera viajado para mostrarme tales disparates! Después de ver mi reacción no tuvo otra alternativa que volverse atrás, pero me hizo saber que me amaba y que estaba muy preocupado.

 


Regreso a índice


 

TÉCNICAS DE CONTROL MENTAL. LOS PRIMEROS MESES
 

La intervención de mi padre fracasó porque, en los primeros meses, las técnicas de control mental se usaron en mí sin que yo me enterara. He aquí algunos de estos métodos de indoctrinación.

 

Lenguaje cargado

Como recién llegada, fui iniciada en un lenguaje totalmente nuevo; "la nomenclatura de Cienciología" como Hubbard gusta llamar. He aquí algunos términos o frases que fueron usados para manipularme a mí y a otros.

 

"Q & A"

Definido como el fracaso para completar un ciclo de acción, que significa el fracaso para terminar algo que comenzó. El significado se amplió a cuestionar cualquier orden dada por un superior o cualquier expresión de desacuerdo. Esto era un recurso para que la gente llevara hasta el fin las órdenes dadas, sin importar que fueran ridículas. Por ejemplo, a los estudiantes del curso de auditor de Clase VIII en Flag se les ordenó arrojar por la borda a sus compañeros de estudio, a causa de errores de auditación. Si alguien se atrevía a cuestionar esta orden, tal vez señalando que Hubbard dijo que no creía en el castigo, le decian: "No hagas Q&A. Hazlo." Además esa persona podría ser arrojada por la borda a causa de su Q&A.

 

La persona que hace Q&A es, a ojos de un Cienciólogo, una persona que cuestiona las intenciones de Hubbard. Cualquiera que hace Q&A con una orden, se considera que es una persona débil que no es capaz de completar un "ciclo de acción". El hecho de que la orden sea completamente ridícula o irracional nunca se considera.

 

"Haz que funcione"

Es una frase que se usa en Cienciología hasta la saturación. Hubbard dijo: "La prueba suprema de un thetan es la habilidad de hacer que las cosas vayan bien". (Thetan es el término de Cienciología para espíritu) Esta declaración se usó como excusa y justificación, para dejar a la gente en las más horribles situaciones que se pudieran imaginar. Por ejemplo, en la Sea Org una persona podía perder sus privilegios, despojado de su grado y llevado al RPF a la orden de un superior "Haz que funcione". A finales de los sesenta, cuando Hubbard creó la Sea Org, a algunos se les asignaron deberes de marino sin entrenamiento ni experiencia en ello y en medio de una tormenta se les dijo "Haz que funcione".

 

"Persona Supresiva" o "SP"

Una SP es una persona que está en contra de Cienciología, especialmente alguien que habla abiertamente en contra de Cienciología o la critica en público. En algunas ocasiones, cienciólogos de alto nivel que hacían lo mejor por ser ideales cienciólogos fueron declarados SP por alguna transgresión imaginada a capricho de LRH. Si una persona está en Cienciología y se marcha, esa persona es automáticamente declarada supresiva. Los SP no tienen derecho a recibir auditación, realizar cursos o hablar con cienciólogos en buena posición. Para un cienciólogo, ser declarado supresivo es peor que una sentencia de muerte.

 

Hubbard escribió un boletín titulado "La personalidad antisocial". Debe ser leído por cualquier padre amigo o terapeuta porque detalla con detalle qué es un SP en ojos de un Cienciólogo y que cualquiera que intente interponerse puede ser declarado SP. Según Hubbard, el SP, hace mucho tiempo (probablemente en una vida pasada) cometió un crimen de gran magnitud contra la humanidad. Esto causó que otras personas lo atacaran bárbaramente. La SP está atorada en ese incidente. Está hostigando a cualquiera que hace el bien (el bien, por supuesto, es Cienciología) El continúa diciendo que un SP puede ser dulce y amable pero por dentro es un alma miserable y torturada, no desea más que destruir a todas las personas de su entorno. No existe esperanza ni salvación para tal persona. El Cienciólogo en buena posición espera "manejarlo" o desconectar de cualquier SP conectado con él/ella. En el caso de alguien que ha dejado Cienciología la orden siempre será desconectar. En esa época, los hijos debían desconectarse de sus padres si éstos eran demasiado críticos o imposibles de manejar, pero esta práctica dejó de hacerse porque Hubbard dijo haber desarrollado la técnica para manejar a la gente que estaba conectada con las SP´s Esta gente es conocida como PTS o Fuente Potencial de Problemas, por su conexión a una SP. En realidad creo que esta política de desconexión de los padres fue suspendida porque creaba una mala imagen de Cienciología.

 

"Actos Hostiles" O "O/W´s"

Con el fenómeno O/W, Hubbard logró incorporar de forma brillante tres de los ocho criterios para el control mental descritos por Robert J. Lifton y que utilizan las sectas. Esto no sólo es parte del idioma cargado de Cienciología. También es la principal técnica de pensamiento usada por cienciólogos que utilizan el confesional como una manera de controlar y manipular a la gente.

 

Según Hubbard, cualquiera que es crítico de Cienciología, ya sea un cienciólogo en buena posición o que intenta dejar el grupo tiene "crímenes" sin descubrir. Un overt es un acto dañino y una ocultación es un fracaso en revelar ese acto. Se enseña a los cienciólogos prácticamente desde el primer día que si tienen algún pensamiento crítico acerca de Cienciología deben preguntarse a sí mismos: ¿Qué overt he cometido contra Cienciología? Si alguien se está auditando y le dice al auditor un pensamiento crítico, el auditor debe preguntar de inmediato ¿Qué has hecho? Amenudo sucede que la persona detiene sus pensamientos críticos. Como auditores se nos dijo que los hechos verdaderos a causa de un pensamiento crítico son sólo un síntoma de un crimen no revelado.

 

Cuando una persona quiere marcharse de Cienciología, la primera acción que se hace es sacarle sus actos hostiles y ocultaciones. Se intenta que la persona revele qué actos dañinos ha cometido contra el grupo y cualesquietra otros crímenes que el auditor pueda descubrir. Esta acción es conocida como chequeo de seguridad o "sec check", son una serie de preguntas diseñadas a descubrir crímenes. Este procedimiento, como toda auditación, se hace con la ayuda del "E-Meter". Un aparato que se supone, mide la carga eléctrica alrededor de la persona, que se supone, indica lo que ocurre en su mente. Por ejemplo, le preguntas a alguien ¿Has robado algo de la Organización? Y la aguja del E-Meter cae. Esto indica que algo pasa en la mente de esa persona con respecto a la pregunta. La persona puede contestar "una vez robé un lápiz". La pregunta es repetida y si la aguja vuelve a reaccionar se espera que la persona diga más. La pregunta se repite hasta que está limpia, es decir, que ya no reacciona más.

 

En el procesamiento stándar, el auditor debe seguir un código que señala que éste, no puede evaluar por el Pc.; ni invalidarlo o enojarse con él en sesión. El código también señala que el auditor nunca debe revelar lo que un Pc. ha dicho en la sesión. Este código es pasado por alto en un chequeo de seguridad y se espera que el auditor haga cualquier cosa para obtener la información. Alguien que quiera salir de Cienciología y exprese tal deseo, es sometido durante horas y a veces días y semanas de chequeo de seguridad para averiguar qué crímenes ha cometido contra Cienciología. En recientes casos judiciales se han presentado pruebas que indican que las personas revelaron información; no sólo de chequeos de seguridad sino también de auditación normal, que se usaría contra cienciólogos si éstos dejaban el grupo e intentaban causar problemas. La información de sus carpetas de Pc. se usó como chantage contra ellos. Cuando era auditora, ignoraba que esto pasase. Pensaba que los datos que me habían dicho como auditora y que registré en la carpeta del Pc. eran estrictamente confidenciales.

 

Como auditora, yo usé esta técnica del bloqueo del pensamiento en muchos de mis Pc´s. Si expresaban un pensamiento crítico contra alguien en la Organización, les preguntaba de inmediato "¿Qué has hecho?". Hubbard describió el fenómeno de los actos hostiles y ocultaciones con detalle, de una manera que me pareció tener sentido en aquella época. Según Hubbard es como sigue: Una persona comete un acto hostil contra el grupo. El hombre, sin embargo, es básicamente bueno. Cuando una persona comete un overt, como él es básicamente bueno, siente que debe separarse del grupo para no seguir dañándoles. Este acto de la separación causa que la persona critique al grupo y se autoconvenza de que el grupo es malo y así se individualiza (como lo denomina Hubbard) de éste. Con sus críticas al grupo, la persona justifica el acto de marcharse o volar.

 

Cuando una persona detiene sus pensamientos críticos sobre Cienciología preguntándose "¿Qué overt he cometido?" elimina su atención de lo que está incorrecto con Hubbard y la Cienciología y la pone en él mismo. Es un remedio eficaz contra la capacidad de pensar racional y objetivamente acerca de Cienciología, pues todo pensamiento crítico es descartado por legítimo que éste sea.

 

Si alguna vez tienes relación con alguien que se haya empapado con la doctrina de Cienciología, puedes estar seguro que cualquier duda que surja a partir de la información que tú le das, él se preguntará: "¿Qué overts he cometido?" exprese o no su pensamiento con palabras.

 

"Dev-T" (abreviatura para tráfico desarrollado)

Significa un desorden innecesario que obstaculiza o retrasa la realización de una meta, especialmente un objetivo de Cienciología. Yo quiero ser auditora y hago todo lo que puedo para ayudar a aclarar el planeta. Ir a la universidad es un Dev-T de modo que la dejo.

 

"Natter"

Es una abreviatura de charla negativa, especialmente acerca de Cienciología. Cualquier criticismo sobre Cienciología o el abandono del grupo se considera natter; no importa lo fundada que esté. Amenudo fui acusada de natter, cuando no discernía lo que pasaba y lo decía francamente.

 

Estos son sólo algunos de los términos de la nomeclatura de Cienciología. Para una lista más completa sugiero consultar un diccionario de Cienciología y discutir con un ex-miembro sobre cómo se utilizan estos términos para exclavizar a la gente.

 


 

ALIENACIÓN DEL MUNDO EXTERIOR
 

Otra técnica de control mental usada desde hace mucho tiempo en Cienciología consiste en darles una visión muy negativa del mundo externo a ésta. Se refieren a los No-cienciólogos como "Wog" o "carne cruda" y son vistos como seres de un nivel de desarrollo espiritual muy bajo. Se refieren al mundo exterior como mundo Wog, un triste lugar con personas controladas por su mente reactiva (la parte aberrada de sus mentes) y por tanto en un aturdimiento semi consciente. La verdadera felicidad y satisfacción son imposibles para un wog. Recuerdo que al poco de entrar en Cienciología, leí acerca de personas que dejaron la secta y la atacaron. El peso de la culpabilidad les volvió locos, enfermaron y murieron. Todo propaganda para asegurarse que nunca dejáramos Cienciología o habláramos contra ella si estábamos fuera. Hice el voto de nunca abandonar Cienciología y era inconcebible que hablara o escribiera públicamente contra Cienciología. Mi yo de entonces se habría horrorizado de lo que hago ahora.

 

La idea del castigo por abandonar, estaba tan firmemente inculcada que me afectó hasta 11 años después de dejar el grupo. Desde mi partida no recibí ninguna ayuda para ex-adepto. En esa época, leí el libro de Bent Corydon "L. Ron Hubbard, Messiah or Madman" que para mi sorpresa, contenía muchos acontecimientos que había experimentado personalmente. Tenía un gran deseo de escribir al autor con el fin de entrar en contacto con varias de las personas mencionadas en el libro, que habían estado en Cienciología conmigo y la habían dejado. Escribí la carta pero nunca la envié, pues tuve ideas horribles sobre el castigo. ¿Y si alguien entrara en casa de Bent Corydon, encontrara mi carta y viniera a verme? Esa misma semana cogí un resfriado terrible puede que subconscientemente fuese castigada por mis intenciones. Decidí quitarme esas ideas de la cabeza, lo cual conseguí en parte. No fue hasta varios meses después, cuando leí un libro titulado "Combatting Cult Mind Control" por Steven Hassan que yo me di cuenta hasta qué punto yo había estado bajo el control mental. Decidí que era el momento de luchar en virtud del derecho constitucional a la libertad de expresión. Podía recibir amenazas de cienciólogos pero me daba cuenta de que era la única forma de parar la locura que iba de mal en peor en ese grupo. No importaban los intentos de intimidación.

 


 

MIS PRIMEROS PASOS EN "EL PUENTE HACIA LA LIBERTAD TOTAL"
 

En la primavera de 1971 terminé el curso de Dianética y obtuve el certificado oficial de auditora de Dianética. El primer nivel de entrenamiento de auditor. La auditación de Dianética se dirige a enfermedades psicosomáticas y emociones no deseadas, teniendo el Pc. que reexperimentar las experiencias traumáticas de su pasado mediante un proceso muy específico que dirige al Pc. a éste. Esta es, por supuesto, una explicación muy resumida. Una detallada descripción de Dianética se presenta en el libro; Dianética, la ciencia moderna de la salud mental, por L. Ron Hubbard. La técnica moderna de auditación de Dianética es algo distinta de la que se escribió en el libro pero la teoría básica es la misma.

 

Cienciología tiene una carta detallada que describe los niveles por los que una persona pasa através en Cienciología y exactamente qué resultados se prometen tras la terminación de cada nivel. Hay dos rutas que una persona puede seguir: 1) Entrenándose en cada nivel y co-auditarse Dianética y otros procesos de Cienciología con otro estudiante de auditor o interno; o 2) Ser sólamente un Pc. y pagar por horas, para ser auditado en cada nivel. Los cursos avanzados se auditan a solas, significa que el Pc. se audita, bajo la dirección de un sujpervisor de caso. Cuando me uní a Cienciología, una hora de auditación costaba 50 dólares. En Flag valía 100 dólares la hora. Hoy la auditación es mucho más cara.

 

Dado que me interesaba ser a la vez auditora y Pc. elegí la ruta del entrenamiento. El curso de Dianética costaba quinientos dólares e incluía co-auditación con otro estudiante. El siguiente paso de mi entrenamiento fueron los llamados Niveles de la Academia que costaban mil dólares en esa época este curso me entrenaría para auditar los grados 0 a IV de Cienciología. Cada grado trataba con un área específica y tenía un resultado prometido o fenómeno final (llamado abreviadamente EP) Por ejemplo, en el grado 0, el EP prometido es la habilidad de comunicar con cualquiera sobre cualquier tema. Uno de los procesos para el auditor en ese nivel consistía en hacer una lista de temas que el Pc. quizá tendría inconveniente en discutir y preguntarle "¿Qué es lo que estás dispuesto a decirme acerca de (un tema)?" y "¿A quién más podrías hablarle de estas cosas?" El Pc. contesta a cada pregunta, el auditor reconoce la rspuesta y repite las preguntas. Este ciclo continúa hasta que el fenómeno final del proceso ocurra. El fenómeno final de cada proceso de auditación se compone de tres cosas: 1) Una aguja flotante en el E-Metro (FN) que es una reacción que se supone indica que la mente del preclear es libre con respecto a ese tema. 2) Un darse cuenta o "cognición" como se denomina en Cienciología. 3) Muy buenos indicadores (VGI´s) que básicamente significa que el Pc. tiene aspecto feliz. Cuando el Pc. ha alcanzado el fenómeno final de cierto proceso, entonces el auditor puede pasar a otro proceso o terminar la sesión. Cada grado se compone de muchos procesos. Después de cada sesión, el Pc. es chequeado en E-Metro por otra persona lamada examinador. El examinador observa la reacción en el E-Metro que debe ser una aguja flotante y los indicadores del Pc. El auditor escribe luego un informe completo de la sesión (incluyendo un registro de lo que el Pc. dijo en la sesión, que fue escrito por el auditor durante ésta) añade el reporte del examinador y lo manda al supervisor de caso ("C/S") que evalúa la sesión y decide cuál es la siguiente acción que debe hacerse. Si el Pc. tiene VGI´s y una F/N en el examen y el auditor ha recorrido los procesos correctamente el C/S califica la sesión "muy bien hecha". Si el Pc. tenía mal aspecto en el examen, (refiriéndose como un mal reporte del examinador o BER) obtuvo una reacción en el E-Metro que no fuera una aguja flotante, siempre se asume que el auditor hizo algo mal y es devuelto a revisar las materias. Esto se llama Cramming. El C/S anotaría en la orden "fallo, auditor a cramming" y haría una lista de las materias que se deben estudiar. La carpeta es entonces de "tarjeta roja"; el Pc. debe ser puesto en sesión en 24 horas y el "error" corregido. Si el auditor comete demasiados errores puede tener que volver a hacer el curso y es enviado a veces a un oficial de éticas, la persona que está a cargo del aspecto disciplinario en Cienciología. En la franquicia donde trabajé, los auditores nunca fueron enviados a éticas pero era muy común y frecuente en Flag como describiré más adelante.

 

No era fácil para mí reunir mil dólares para hacer mis niveles de la Academia, conseguí reunirlos a duras penas. Estaba decidida a hacerlo y lo hice. Los niveles de la academia no se estudiaban en las franquicias. De modo que tuve que irme a una organización superior. Hice el nivel 0 en la organización de las Vegas. Mientras estaba en las Vegas asistí a una conferencia de Cienciología. Fue en esa conferencia donde oí hablar por vez primera de la Sea Org, santuario de Cienciología.

 


 

MI PRIMER CONTACTO CON LA SEA ORG
 

Unirse a la Sea Org es el máximo compromiso en Cienciología. Para ser de la Sea Org uno firma un contrato por mil millones de años. Los miembros de la Sea Org trabajaron en las organizaciones más grandes y avanzadas de Cienciología alrededor del mundo. A cambio reciben pensión completa y una pequeña asignación (diez dólares semanales en esa época) Entre los miembros de la Sea Org un pequeño grupo de élite fue elegido para vivir en el buque insignia Apolo, hogar de L. Ron Hubbard. Flag me fue escrito como "el espacio más sano de la Tierra". Los miembros de la Sea Org creían que habían trabajado juntos en vidas pasadas y ahora volvían a estar juntos. El lema de la Sea Org es "regresamos". La meta de la Sea Org es "aclarar el planeta" que significa hacer un planeta cienciólogo. Después de que el paneta fuese aclarado partiríamos hacia el espacio exterior, en vidas futuras y expandiríamos Cienciología através de la galaxia. Desde el momento en que oí hablar por primera vez de la Sea Org, mi sueño era vivir a bordo del barco con Hubbard y ser auditora allí. Supe que algún día alcanzaría esa meta, sólo me preguntaba cuando.

 

En mayo de 1971, tomé en avión a los Angeles con mi amiga Ginger, para averiguar más sobre el ingreso en la Sea Org. Visitamos la organización de Los Angeles, que servía como una oficina de enlace entre Flag y las organizaciones con base en tierra. La unicación de Flag se mantenía en secreto y a nadie se le permitía comunicarse directamente con gente en Flag. Toda comunicación debía pasar por la oficina de enlace con Flag (FOLO, Flag Liaison Office). La mayor parte del personal de FOLO no conocía la ubicación de Flag. La razón de todo este secreto era que Hubbard era extremadamente paranoico respecto a la gente que lo buscaba, especialmente las organizaciones gubernamentales de los Estados Unidos como el IRS y la CIA. Todo este misterio aumentaba mis ganas de romanticismo y aventura acerca de estar en Flag.

 

En FOLO vi a personas muy ocupadas que parecían dedicarse mucho a lo que estaban haciendo. Sentía que había sido parte de ese grupo en vidas pasadas y sentí un impulso inmediato para ingresar. Hablé con un reclutador, una mujer pelirroja de 25 años de edad, llamada Brenda. Le hablé a Brenda acerca de mis sentimientos y ella ma apoyó diciendo lo fuerte y determinado que era éste. No se me ocurrió en ese momento, nombrar cosas como el alimento, las condiciones y los horarios. Consideraba esas cosas mundanas, sin embargo, había uno que me afectaba y se lo dije. Quería saber si sería capaz de entrenarme como auditora en la Sea Org puesto que en ese momento yo no era más que una auditora de Dianética. No estaba muy avanzada en ese momento y me preocupaba que me dieran un trabajo banal y no tener la habilidad para entrenarme pero ella me dio la impresión de que podría.

 

Lo preparé todo para el ingreso pero era menor de 21 años. Necesitaba un permiso de mis padres. Esa noche los llamé mediante conferencia desde la habitación del hotel. Se negaron a firmar y siguió una discusión a gritos durante una hora. Estaba furiosa y ellos criticaron agudamente a Cienciología. No hace falta decir que esto no ayudó a promover buenas relaciones entre nosotros. Cuando colgué, lloré toda la noche. Estaba frustrada y enojada con ellos. Estaba más decidida a permanecer en Cienciología aunque no pudiera unirme a la Sea Org. Decidí que la negativa de mis padres a permitir mi ingreso sólo sería una demora temporal y que cuando tuviera 21 años me uniría.

 

Meses después logré convencer a mis padres de que firmaran el permiso para mi ingreso. No se cómo manejé eso pero pienso que al ver cómo sus críticas a Cienciología me había alejado de ellos, debían, si tenían algún tipo de esperanza para algún tipo de relación conmigo; mejor mantendrían sus pensamientos críticos y harían lo que yo quisiera. Estoy segura de que fue muy difícil tomar esa decisión, especialmente cuando no tenían a nadie en su entorno que pudiera aconsejarles.

 

La segunda vez que volví a FOLO en 1971 pensaba ingresar pero dos factores me hicieron cambiar de opinión. Primero, en esa época, vi las terribles condiciones de vida en las que estaban los miembros de FOLO. Viendo eso, podrían haber sido condenados por la Junta de Sanidad. Había alrededor de ocho personas en una habitación y dormían en un sótano sórdido, en colchones mugrientos. Visité la cocina donde el alimento se preparaba y eso me horrorizó más. Los que preparaban la comida pelaban hojas de lechuga en mal estado, repugnante, con gusanos. Les pregunté cómo podrían comer eso y no parecía preocuparles. En ese momento pensé que si Hubbard conociera las condiciones de vida en FOLO se enojaría mucho. Siempre creí que Cienciología respetaba la dignidad de cada persona sin cuestionar cuán baja fuese su posición, una cualidad de la que ciertamente se carecía en FOLO.

 

La segunda razón por la que decidí no ingresar era que ellos no me prometieron que podría entrenarme como auditora. Tendría que hacer cualquier trabajo que me dieran y, dado mi nivel actual de entrenamiento habría sido subalterno como archivera en el departamento de la multicopista o -Dios me perdone- cocinera. Desde que definí mis metas, que no incluían tomar esta posición, decidí que lo mejor podía hacer era unirme a la Sea Org cuando hubiera alcanzado un nivel más alto de instrucción como auditora. Esto me garantizaría virtualmente una buena posición en la Sea Org como auditora. Pagaría por mi entrenamiento fuera de la Sea Org. Dentro de ella sus miembros eran entrenados y auditados sin cargo.

 

Mi plan consistía en seguir trabajando en la franquicia como auditora, haciendo regularmente viajes a las organizaciones de más alto nivel para entrenarme como auditora a mi coste. Ese verano, continué mi entrenamiento de los niveles de la academia en la Organización de Los Ángeles.

 


 

LOS TR´s A LA DURA
 

Como parte de cada uno de los niveles de entrenamiento como auditor, fuimos requeridos a hacer TR´s (Rutinas de Entrenamiento) El propósito de los TR´s es enseñar a los auditores a estar en buena comunicación con el Pc. El primer y más básico TR se llama TR-0. En TR-0 se requiere que el auditor se siente cara a cara con otra persona (en este caso otro estudiante) manteniendo contacto visual y "estar ahí". No se permiten sacudidas, ni movimientos, ni interrupciones en el contacto visual, ni siquiera pensar. Para pasar este ejercicio, tuvimos que hacer esto durante dos horas. Había hecho TR´s en cursos anteriores, y normalmente no era un problema para mí, aprobar TR-0. Sin embargo, ese verano, Hubbard tuvo la brillante idea de que hiciéramos TR-0 sin parpadear. Esto siempre había figurado en las instrucciones pero hasta entonces nadie lo había interpretado literalmente. Hubbard llamó al TR-0 sin parpadear, "TR´s a la manera dura". Debería haberlo llamado TR´s a la manera imposible. Estar sin parpadear durante dos horas es, en la práctica, imposible; de ese modo los cursos se llenaron de gente que no podía aprobar el TR-0. El supervisor mantenía el ojo abierto y si parpadeábamos teníamos que empezar las dos horas otra vez. Durante unos dos meses, consumí hasta 12 horas diarias, junto a centenares de otros, tratando de aprovar TR-0. Hacer TR-0 durante tanto tiempo tuvo el efecto de ponerme en un estado de trance similar al que logra la gente cuando medita durante largos períodos de tiempo. Aveces sentí que perdía la noción del tiempo y que me separa completamente de mi cuerpo. En otros me sentía muy frustrada al ser incapaz de aprobarlo. En el fondo, sentía que esto era ridículo, pero LRH lo había ordenado y nadie se atrevía a cuestionar una orden de LRH. Cada vez que tenía esas dudas, me decía que no había entendido el verdadero propósito del ejercicio y que debía persistir. Ocasionalmente, alguien aprobaría, lo que da credibilidad a la farsa. Estoy segura que estas personas no estuvieron dos horas sin parpadear, sus párpados escaparon simplemente al control del supervisor, quien, a fin de cuentas no podía cogernos individualmente.

 

Pocos meses después, alguien, probablemente Hubbard, se dio cuenta que Cienciología perdía dinero en los TR´s a la dura, porque la gente se atoraba en los cursos, incapaz de avanzar y de ese modo, el pago por el siguiente nivel. Las pautas para TR-0 se rebajaron finalmente y se nos permitió parpadear mientras los otros requerimientos para el ejercicio eran cumplidos. Como había estado en LA tanto tiempo, decidí volver a la franquicia de Salt Lake City durante una temporada y trabajar como auditora antes de continuar mi entrenamiento.

 

En diciembre de 1971 fui a San Francisco para completar mis niveles de academia. El curso era muy intensivo, empezando a las nueve de la mañana y terminando a las diez y media de la noche, con interrupciones breves para comer. Podría haber hecho el curso sólo durante el día, pero quise hacerlo más rápidamente, así que escogí este horario. Como parte del curso, audité a alguien en grado IV. Era un preaclarado maravilloso y estaba emocionado con los resultados de su auditación. Aunque San Francisco era una organización de nivel más alto que la franquicia de Salt Lake City, no tenía aún la dura disciplina de los auditores que existía entonces en Flag. Si cometía un error, era simplemente remitida a estudiar las materias. No tuve problema realizando el curso.

 

Una vez más regresé a la franquicia de Salt Lake City, como una auditora de Clase IV, lo que me hizo muy valiosa para ellos, pues ahora podría entregar cualquier servicio de auditación que la franquicia fuera capaz de ofrecer a la gente.

 

Consumí el invierno y la primavera de 1972 viviendo en Salt Lake City trabajando como auditora en la franquicia, una tarea que disfruté. En ese lugar, nadie trató de controlar mi vida personal. Lo que yo hiciera en mi tiempo libre era considerado asunto mío. Me llevaba bien con la mayoría del personal. Un amigo mío, un artista llamado Steve, había ido a LA y realizado el curso avanzado hasta el nivel llamado OT III. OT significa Thetan Operante. Thetan es el término de Cienciología para espíritu. Un Thetan Operante es un ser que es capaz de operar sin necesidad de un cuerpo y tiene control sobre el universo físico que consiste de materia, energía, espacio y tiempo. Hubbard creía que el universo físico era en su totalidad una creación del thetan. Y la realidad, según Hubbard, era lo que un grupo de thetanes había acordado. Hubbard nunca mencionó el concepto de Dios, a pesar de que Cienciología se llame "Iglesia". El nivel más alto en esa época en Cienciología era OT VIII y el supuesto EP, que la persona sería causa sobre materia, energía, espacio y tiempo. OT VIII aún no había sido emitido (¡Qué oportuno!) pero se nos dijo que sería emitido en un futuro cercano. Hoy, los cienciólogos han sido seducidos por niveles de OT más elevados que prometen ser emitidos algún día.

 

Los materiales de todos los niveles de OT, son mantenidos en secreto pero OT III se consideraba el más importante. A nadie se le permite ver los materiales de un nivel de OT hasta que complete el nivel anterior. Se nos dijo que si alguien miraba los materiales de OT III, antes de estar preparados, se volvería loco y finalmente moriría. Steve me dijo que OT III era increíble, que después de ver los materiales comprendió cosas sobre lo que se había preguntado toda la vida. ¡OT III lo explica todo! Naturalmente tenía mucha curiosidad por averiguar todo acerca de OT III y estaba ansiosa por conseguir el dinero suficiente para hacer los cursos avanzados. Este es exactamente el efecto buscado por Hubbard que hacía de OT III un verdadero misterio.

 

En junio de 1972, había conseguido ahorrar suficiente dinero para ir a Los Ángeles y empezar mi siguiente nivel de entrenamiento lamado Curso de Instrucción Especial de Saint Hill. Este curso fue originalmente impartido por Hubbard, en Saint Hill Manor, Inglaterra. Consistía esencialmente de conferencias grabadas del curso original. Una vez terminado ese curso, sería considerada una auditora altamente entrenada, una clase VI. Cuando estaba en LA recibí auditación de Grado V, Poder y pasé al Grado VI (el primer curso avanzado que se audita a solas) y el Curso de Aclaramiento donde alcancé el estado de Claro. El EP prometido de Claro era ser causa sobre materia, energía, espacio y tiempo mentales; esto significa que estaba en causa sobre el contenido de mi propia mente pero no necesariamente en lo que pasara en el universo físico. Los niveles posteriores a Clear fueron diseñados para ese propósito. El 8 de octubre de 1972, alcancé el estado de Claro. En este nivel llegué a tal realización que yo misma creaba los contenidos de mi mente y podía, por tanto, tener el control de ella. Me sentía exptremadamente poderosa y exaltada y quería compartir mi alegría con todos a mi alrededor. Creí que la mejor manera de hacer esto sería dedicarme completamente a Cienciología y unirme a la Sea Org. Cuando regresé a Salt Lake City en octubre de 1972 sabía que volvería pronto a LA y haría este compromiso final.

 


Regreso a índice


 

OT III
 

OT III fue la última cosa que quise hacer antes de firmar mi contrato por mil millones de años en la Sea Org. Así que, en enero de 1973, fui a LA a hacer mis niveles de OT hasta OT III. La Organización Avanzada de Los Ángeles (AOLA) era el único lugar en los EE.UU. donde se ofrecían esos cursos. Estos niveles avanzados se auditan a solas, significa que un preaclarado se audita con la ayuda de un E-Metro. El coste en esa época de OT III era de 850 dólores y me alojé en un apartamento en la misma calle que la AOLA mientras me auditaba ese nivel.

 

Ahora me parece increíble que aceptara, sin dudar, las materias de los cursos avanzados, particularmente OT III. Esto demostraba hasta qué punto estaba indoctrinada en ese momento. Nunca oí de nadie que al ver los materiales de OT III los rechazara como una fantasía. Esto demuestra lo experto que era Hubbard en materia de adoctrinamiento. Los materiales de OT III se mantenían en secreto por una buena razón; ya que si alguien descubría los materiales demasiado pronto en el proceso de indoctrinación no lo creerían y dejarían probablemente Cienciología por ridícula. Para horror de los cienciólogos, existen dos libros que revelan los materiales de OT III; el primero, escrito por Bob Kaufman en 1972 y el segundo escrito recientemente por Bent Corydon.

 

Una advertencia: Los cienciólogos dicen que si ven los materiales de OT III antes de estar "preparados" se vuelven locos, no pueden dormir, se enferman y finalmente mueren. ¡Y ellos lo creen! desaconsejo revelar el contenido de OT III a una persona durante la terapia de salida si ésta no lo ha visto, no porque sea cierto, si no debido a que la indicación de volverse loco podría tener el efecto de una sugestión post-hipnótica, que respondería a "caer enfermo o volverse loco". Creo que no vale la pena correr ese riesgo.

 

En la época que yo hice OT III, todo el nivel se auditaba a solas, a menos que necesitaras reparaciones. Hoy es necesario implicarse mucho más en OT III y una persona puede gastarse miles de dólares para auditarse en ese nivel. Me tomó cerca de dos semanas auditarme a solas diariamente para completar OT III. El EP prometido era una total restitución del autodeterminismo, que atesté. Sentía como si tuviera el mundo en la palma de la mano y en un nivel más profundo, sentía que mi misión era unirme a la Sea Org así desarrollaría más al completo, el hacer de éste un planeta cienciólogo.

 

Poco sabía que el autodeterminismo de cualquier clase, era imposible en la Sea Org. Y que cada momento de mis días sería controlado por L. Ron Hubbard o algún otro oficial de la Sea Org. Estaba a punto de descubrir qué era realmente Cienciología.

 


 

LA SEA ORG
 

En febrero de 1973, regresé a Salt Lake City para recoger el resto de mis efectos personales y mudarme a LA, donde me uniría a la Sea Org como un miembro del personal de AOLA. En ese momento, en tanto que era una OT III, auditora de Clase VI, las puertas se me abrieron como un miembro de la Sea Org, como no habían estado abiertas previamente cuando tenía un nivel muy bajo de entrenamiento y auditación. Mi entrenamiento y experiencia como auditora eran considerados muy valiosos para la Sea Org y se me daría de inmediato una posición como auditora con oportunidades para entrenarme al más alto nivel posible, libre de pago.

 

Cuando le dije a Deon, poseedora de la franquicia de Salt Lake City, que ingresaba en la Sea Org, se enojó conmigo. Me acusó de ser oportunista, de usar la franquicia de Salt Lake City como trampolín para conseguir lo que quisiera. Me sentó mal lo que ella dijo, pues ambas nos sentíamos cerca, pero también me di cuenta que tenía derecho a moverme, a fin de cuentas, yo había pagado por mi propio entrenamiento y auditación fuera de la franquicia y sentía que no le debía nada. Haciendo memoria creo que ella se trastornó porque sabía lo que era realmente la Sea Org y lo que me esperaba. Conocía a varios dirigentes de Cienciología y había oído hablar de historias de ética dura. Probablemente la había experimentado, estudió en Saint Hill a finales de los sesenta. Por supuesto,ella no se atrevió a criticar la Sea Org delante mío. Había dicho que "no era una persona de Org." sin más explicación.

 

A finales de febrero de 1973, regresé a LA y firmé el contrato por mil millones de años. Aunque emocionada, tuve un sentimiento malo acerca del grupo. No le di importancia diciéndome que las cosas serían mejores en Flag. Poco después de unirme sufrí un catarro y una laringitis y permanecí en el hotel una semana antes de mudarme con el grupo. Me sentía triste y deprimida pero no puse atención a mis sentimientos y rechacé rápidamente cualquier idea según la cual habría podido cometer un error al unirme a la Sea Org.

 

Una vez mejorada, me mudé a una de las casas donde vivían los miembros del personal. Desde el comienzo era difícil y discutidora. Al principio me mostraron una pequeña habitación donde vivían cuatro personas en literas. Rehusé el permanecer allí así que eventualmente me dieron una habitación más grande que compartía con otra persona. Rehusar un habitación no era algo que se hiciese normalmente o que fuera aceptado en la Sea Org pero salí airosa de eso por la influencia debida a mi elevado nivel de auditora y OT. Cuando un cienciólogo que no ha conseguido el estado de Clear y OT está delante de un OT está generalmente con admiración y entran en una clase de estado de trance. En esa época no conocía ese fenómeno a nivel consciente pero inconscientemente lo cogí y utilicé para lo que quería. En Flag, sin embargo, éste no era el caso porque había muchos Claros y OT´s.

 

Mi trabajo como miembro del personal en AOLA era auditar claros y OT´s que necesitaban auditación adicional suplementaria y reparar la auditación que ellos habían recibido y prepararlos para auditarse a solas en los niveles avanzados. Una de las personas a las que audité era Anne Burgess una persona de alto nivel en la Oficina del Guardián, dirigida por Mari Sue Hubbard, esposa de L. Ron Hubbard. Anne y yo desarrollamos una relación muy buena y estaba muy complacida con la auditación que recibió de mí. Los comentarios de su auditación llegaron a Mari Sue que personalmente me invitó a Flag y a entrenarme como auditora de Flag. Consideré un gran honor, el haber sido elegida por la esposa de L. Ron Hubbard. Ir a Flag a vivir en el barco con Hubbard y la élite de la Sea Org, hacía dos años que era un sueño para mí. Un sueño por el que había trabajado muy duro y vencido muchos obstáculos para conseguirlo. Mi sueño se había hecho realidad.

 


 

EL BUQUE INSIGNIA "APOLO"
 

En mayo de 1973 partí hacia el buque Apolo, "el lugar más sano del planeta" como había sido dicho muchas veces. Después de vacunarme contra la viruela y en cólera volé a Nueva York donde me reuní con alguien que me dijo cuál era mi destino, Lisboa, Portugal. Todo este secreto aumentaba mi sensación de aventura y excitación. En Lisboa me reuní con otra persona que me envió en vuelo a Oporto, Portugal. Se me dijo que nunca mencionara Cienciología a nadie fuera del barco. Debíamos usar una "historia oficial". Eramos ejecutivos de una compañía para ser entrenados por una corporación de la administración llamada Operation Transport Corp ("OTC" que era una corporación panameña) que ofrecía los cursos en el barco.

 

Llegué a Oporto en la tarde y cogí el barco que estaba anclado. En el puente cogieron mi pasaporte y lo guardaron en una caja fuerte a la que no tenía acceso. Estaba tan emocionada de estar en Flag, que no hice preguntas sobre esa acción, asumiendo que debía existir una buena razón. Había una; privarnos de nuestros pasaportes hacía muy difícil que nos fuéramos pero entonces no pensaba que fuera una razón. Después de un breve chequeo médico, me dieron ropa y me mostraron mi cuarto. Era una estancia sucia y oscura en la bodega con literas de tres pisos. Alrededor de 50 mujeres vivían en ese dormitorio que estaba muy mal ventilado. Un dormitorio semejante de hombres estaba através del vestíbulo. Para entonces había estado en pie más de veinticuatro horas y sentía completamente los efectos del desajuste horario así como la vacuna del cólera y estaba aturdida. Recuerdo que pregunté si no había mejores habitaciones abordo pero, por supuesto, no había, no para mí. En Flag yo no era nadie especial. Era una interna que se entrenaba para ser auditora de Flag. Y había muchas personas en el barco que eran como yo o más altamente entrenadas de lo que yo era. Las únicas personas en el barco que tenían camarotes privados eran las parejas casadas y oficiales de alta graduación e incluso esos camarotes eran muy pequeños y estrechos, la mayoría de ellos con apenas espacio suficiente para una cama y un pequeño fregadero. Me resigné al hecho de permanecer en el dormitorio de mujeres, que era un lugar muy ruidoso con 50 mujeres que compartían el espacio. Por alguna razón mi litera estaba rodeada por tablas de madera en tres lados. Me sentía como encerrada en un ataúd. Estaba agotada y se me permitió dormir hasta mediodía del día siguiente. Cuando me desperté estaba muy soñolienta y desorientada. En un breve y horrible momento no podía encontrar la salida de la litera y me sentía atrapada en un ataúd, el tono del dormitorio era la oscuridad. Finalmente llegué a estar más consciente y encontré mi salida. A pesar de las estancias sórdidas estaba muy emocionada de estar en Flag.

 

Se me dio un briefing más detallado sobre la versión oficial que debíamos contar a los intrusos. Nadie, ni siquiera cienciólogos que no estuvieran en Flag debía conocer la ubicación del barco. Si alguien quería escribirnos, debía hacerlo a la oficina del enlace en Los Angeles o en Nueva York y las cartas nos eran enviadas desde estas oficinas. Esto era para todos, padres inclusive. Estoy segura que mis padres estaban frenéticos, al no saber dónde estaba yo, pero en ese momento no pensé acerca de eso. Mis padres estaban muy, muy lejos.

 

Realicé una breve visita por el barco. Directamente encima de los dormitorios pero todavía en la bodega se hallaba el llamado Salón de Popa (porque se encontraba en la popa del barco) era bastante grande y durante las horas de comer tablas provisionales se ponían entre las filas de sillas y el salón se usaba como un comedor para la tripulación. Observé a unas adolescentes planchando ropa. Esas chicas lavaban y planchaban ropa todo el día. Luego supe que ellas estaban entrenándose para ser Mensajeros Personales de LRH. Una vez que éstas se encontraron en el puesto de Mensajero de LRH fueron extremadamente engreídas y ávidas del poder que LRH les había dado. Algunas de esas chicas tienen ahora "veintitantos" y se encuentran entre los primeros ejecutivos de Cienciología, hoy.

 

Justo atrás del salón se encontraba un cuarto donde se encontraba la cadena del ancla. Ese cuarto era el lugar donde permanecía la cadena cuando el barco no estaba anclado, era un lugar muy oscuro y reducido. Muchas veces vi personas que eran encerradas en ese cuarto como castigo. Nunca olvidaré la primera vez que vi esto. Unos mensajeros habían encerrado a un aterrorizado adolescente. Su castigo consistía en pasar allí la noche. Ignoraba el motivo de ese castigo pero ese incidente me dejó la sangre helada. Nunca olvidaré la aterrorizada mirada en los ojos de ese chico. Cada vez que pienso en el liderazgo actual de la iglesia, que consiste principalmente en personas que fueron educadas en ese ambiente, sólo puedo sentir compasión hacia esas personas, que no son más que niños asustados. Lo que presencié me sentó tan mal que lo eché fuera de mi cabeza, intentando convencerme que LRH no sabía nada de eso.

 


 

EL INTERNADO DE AUDITOR DE FLAG
 

Después de haber recibido mis primeras instrucciones fui conducida al salón de curso del internado donde fui presentada a una supervisora. Una firme, severa y correcta mujer de unos 35 años, de rostro pálido, pecosa y de pelo castaño claro, peinado hacia atrás con cola de caballo. Sonrió de forma extraña y no recuerdo que nunca oyera su risa. La vida en Flag era un asunto muy serio. Había escritos en las paredes del aula que decían algo así como (no recuerdo las palabras exactas). "Todo lo que espero es la perfección" y "La única escepción a la regla de que no hay absolutos es el auditor de Flag", citas de LRH. Nuestro tiempo se suaba en estudiar materiales, hacer TR´s o auditar preaclarados. Había aproximadamente unos 10-15 internos en el barco que, como yo misma, habían venido de otras organizaciones a Flag con el propósito de ser entrenadas como auditores de Flag y regresar a sus organizaciones. Nuestros días eran largos, comenzando a las 8:30 de la mañana y terminando a las 10:30 de la noche. Si nuestras estadísticas eran altas, significaba que lo hacíamos bien, se nos daba un día libre cada dos semanas.

 

Cada mañana, todos los internos y los auditores se reunían para un máster y recitábamos al unísono los puntos de "Manteniendo Cienciología Funcionando", una carta de política de L. Ron Hubbard. Algunos de estos puntos eran:

"Tener la tecnología correcta"

"Aplicar la tecnología"

"Porfiar en hacer que desaparezca la tecnología incorrecta"

"Cerrar la puerta a toda posibilidad de tecnología incorrecta"

"Cerrar la puerta a la aplicación incorrecta"

En la misma carta de política, Hubbard había dicho "es un universo duro y sólo los tigres sobreviven" ¡Flag, debía aprender muy rápidamente, era un universo realmente duro!

Cada día se nos asignaban Pc´s., generalmente miembros del personal, para auditar. Desde que era OT III parte de las personas que audité estaban en posiciones altas. La primera persona que audité era una amable mujer de mediana edad que era jefa de una división y estaba activa en el barco desde finales de los sesenta.

 

La historia entera de la auditación es registrada, sesión por sesión, y se coloca en carpetas. Mi primera tarea, cuando me asignaban un Pc., consistía en estudiar esas carpetas de auditación para familiarizarme con el caso de la persona. Esta mujer en particular había estado trabajando en el barco desde finales de los sesenta, cuando la disciplina era muy dura. En aquella época, cualquier auditor que cometiera un error era arrojado por la borda al agua helada, según órdenes de LRH. Esta mujer había sido arrojada por la borda, un acontecimiento que se registró en su carpeta, desde que tuvo que tratar con este trauma humillante en sus sesiones de auditación. Una vez más, en lo más profundo, me horrorizó que LRH ordenara tal cosa pero no me permití pensar en ello. Tener un pensamiento crítico sobre LRH podría ser considerado un crimen de gran magnitud. Sin embargo, me alegró mucho que la práctica de echar por la borda se abandonara debido al PR malo, creado localmente.

 

En 1973, no éramos arrojados por la borda, pero se habían ideado otras formas para castigarnos y humillarnos si nuestra auditación no estaba a la altura. Si un Pc. tenía un reporte de examen malo, es decir, que no tenía aguja flotante en el examen, (vea mi anterior descripción del proceso de auditación) el auditor siempre tenía culpa. El auditor volvía a revisar las materias anteriores para ver lo que había entendido mal. Era impensable decir que el proceso de auditación no funcionaba. La tecnología de LRH "siempre funciona". Si los resultados no se logran es error del auditor o en algunos casos, error del supervisor de caso, la tecnología nunca era el motivo. La tecnología había sido creada por LRH y LRH nunca cometía errores. En el caso de un reporte de examen malo, el folder era "targeta roja" y el Pc. debía ser devuelto a sesión antes de 24 horas y el error corregido.

 

Si un auditor se equivoca demasiadas veces o si LRH o cualquier encargado está de mal humor, las éticas se aplican. En otras palabras, el auditor es castigado. Una de las formas en la que un auditor o cualquier otro miembro del personal en Cienciología pueden ser castigados, sería asignarles una condición de ética más baja. A cada miembro del personal le es asignada una condición de éticas, cada semana, según cuán bien hace su trabajo. Su desempeño es medido por la estadística ("stats"). Por ejemplo, la estadística de un reclutador quizá sea el número de personas por semana, alistadas en la org. La estadística para un auditor es el número de horas de auditación bien hecha. La estadística del sujeto, es espera que suba cada semana. Si la estadística de la persona es alta, se le asigna una condición superior, una operación normal, afluencia o poder. Y les otorgan privilegios tales como tener un día libre cada dos semanas. Si la estadística de una persona va hacia abajo, se le asigna una condición más baja, tal como emergencia, peligro, inexistencia o más baja. Cada condición tiene una fórmula que se debe aplicar. Cuando una persona comienza un trabajo nuevo, se considera que está en una condición de inexistencia, y debe seguir la fórmula que es: 1) Encuentra una línea de comunicación. 2) Date a conocer. 3) Averigua qué es lo que se necesita o desea. 4) Prodúzcelo y/o preséntalo. Una vez que esta fórmula se completa, el individuo pasa a la siguiente hasta que alcanza una condición normal o superior.

 

Si una persona hace algo que se considera perjudicial para el grupo, se le asigna una condición por debajo de inexistencia. En orden descendente son: riesgo, duda, traición y confusión. Junto con la realización de las fórmulas para estas condiciones, la persona es requerida a hacer trabajo extra en el tiempo sobrante (que significa horas de comida o sueño) para corregirse. En Flag era muy fácil ser asignado a una condición más baja, especialmente auditores y miembros del staff personal de LRH.

 


 

LA LLEGADA DEL COMODORO
 

Cuando por primera vez subí a bordo de Flag, en mayo de 1973, Hubbard no estaba allí. Nadie escepto unas pocas personas, sabían dónde estaba él. Años después supe que él había estado viviendo en Queens, Nueva York, con otras personas. Cuando Hubbard volvió en septiembre la disciplina se incrementó. Estaba muy emocionada acerca del regreso de Hubbard y verlo en persona por primera vez. El mantenía la distancia de la mayor parte de la gente del barco. También de los dirigentes de las organizaciones del exterior, que habían venido a Flag a entrenarse. Rara vez hablaba a alguien, con escepción de sus mensajeros y ayudantes próximos que trabajaban directamente a sus órdenes. A veces, sin embargo, él decía hola cuando pasábamos. Yo decía "hola señor" y él movía la cabeza como acuse de recibo a mi saludo.

 

Creí que las cosas mejorarían en el barco con la llegada de Hubbard, quizás el ambiente sería más humano. No podía estar más equivocada. Nosotros, como internos de Flag, íbamos a degustar un buen pedazo de lo que era estar tan cerca de la "fuente" (a menudo se refería a LRH como "Fuente"). Varias normas disciplinarias nuevas, se instituyeron a las pocas semanas de su llegada.

 

Hubo varios cambios de personal en nuestro departamento. Jeff Walker, un auditor de Clase XII de Nueva Zelanda fue nombrado supervisor de internos; David Mayo, también un Clase XII de Nueva Zelanda, fue nombrado supervisor de caso superior; Quentin Hubbard y Russ Meadows, eran supervisores de caso subordinados a David; y Cathy Cariotaki fue nombrada Secretaria Técnica, el ejecutivo a cargo de la División Técnica, la división que trataba con la auditación. Cathy Cariotaki presidía un nuevo ritual inventado como castigo para los auditores que más se equivocaban -"el ritual de sacrificio de la Diosa Kali", Diosa de la destrucción y la muerte. Un altar con una horrosa pintura de Kali se erigió en el salón de curso del internado. Si un auditor tenía un mal reporte de examen, la siguiente ceremonia tenía lugar en la habitación a media luz:

 

Un coro compuesto de auditores e internos debía cantar un himno a la Diosa Kali siguiendo la melodía de "The Rock of Ages". El ofensor avanzaría y se arrodillaría ante el altar y diría que él/ella era devoto de la diosa Kali y buscaba el caos, la muerte y la destrucción. A la persona se le daría un cuchillo, un preclear fictício y se le diría "apuñala al preclear" al mismo tiempo la persona hundiría el cuchillo en la carpeta. Tomé parte en tal ceremonia dos veces. Era muy humillante y perturbadora. Lo que pasaba nos resentía profundamente pero nadie se atrevió a hablar o rehusar para participar. Esta negativa hubiera resultado probablemente en recibir toda la oposición del barco, caer en desgracia, un destino peor que cualquier castigo. Para entonces, estaba tan indoctrinada en la propaganda de Cienciología, que vivir fuera de ella sería vivir un infierno en la tierra y que mi alma sería condenada a un nivel muy bajo de existencia por toda la eternidad. Últimamente tenía que ir a cualquier castigo, aunque a veces, protestara contra ello. Llegué a tener fama de perturbadora en el barco, pues si percibía algo que me chocaba, protestaba. Me metí en líos más que cualquiera en el barco, me parece. Aún había una parte de mí no conquistada, que luchaba contra la manipulación inflingida sobre nosotros, esa parte de mí estaba furiosa. Ahí estaba, en Flag. Había alcanzado una meta para la que soñé y trabajé muy duro. Había llegado a ser un infierno vivo. Era emocional, mental y espiritualmente desolador

.

Fui víctima de esta desolación hasta años después de dejar el grupo. Cuando les contacté por vez primera era una brillante aventurera de 18 años de edad con ideales nobles y metas distinguidas en el orizonte de mi vida. Estaba dispuesta a darlo todo para lograr esas metas. Simplemente no existía un no como respuesta. Si hubiese encauzado toda esa energía en una carrera válida para mí, habría tenido una vida feliz y gratificante. Sin embargo, toda esa energía fue absorvida en el remolino de una secta dirigida por un psicópata. Fui consumida, subconscientemente, el éxito y logro de mis metas, significó la desolación, porque eso es lo que ocurrió cuando conseguí mis metas en Cienciología. Durante años, tras abandonar Cienciología, parecía no poder comenzar cualquier tipo de carrera desde el principio. Cada vez que comenzaba alguna cosa, era incapaz de terminarla. Sólo después de ser ayudada por personas que conocían bien el fenómeno sectario, que fui capaz de ver lo que me había ocurrido, dejar esa vida atrás y seguir adelante.

 

Afortunadamente había una parte sana de mí que luchó muy duro por permanecer viva y nunca fue completamente destruída pero también existía mi identificación con la secta que era igualmente fuerte. Mi identidad con el culto condenó a mi parte sana de mis arrebatos. Constantemente me preguntaba ¿Qué es lo que está equivocado conmigo? ¿Por qué parece que todos están contentos con su vida en el barco y yo me siento tan enojada? Hay algo incorrecto en mí y tengo que sacarlo.

 

Años después, cuando leí los testimonios de otras personas en el mismo apuro, me di cuenta que no había sido la única persona del barco que era infeliz; sólo lo expresaba más abiertamente que los demás. Recientemente hablé con una mujer que era una de las mejores auditoras de Flag y que dejó Cienciología. Ella nunca se metió en problemas pero, según lo que me dijo, no estaba contenta con la situación en Flag. Detestaba las ceremonias Kali. Para aguantarlas se decía a sí misma que no durarían. Las ceremonias Kali no duraron mucho tiempo pero siempre había otra atrocidad que reemplazaba a la anterior.

 

Siempre me ha sorprendido a mi y a la otra gente del barco, que por decir tanto escapara de la expulsión. Una persona que no me soportaba me dijo que parecía tener "nueve vidas" y que debía haber sido expulsada hacía mucho tiempo. Sin embargo, nunca sucedió. Aún cuando abandoné fui invitada a regresar un año después sin sanciones de éticas. Tengo una teoría de porqué era éste el caso. Varios años después de dejar la secta hice un curso de terapia familiar. Aprendí que en las familias disfuncionales existe un único miembro que presenta los síntomas de ésta mientras que el resto de la familia parece normal. Esta persona, generalmente un niño, es vista como el único enfermo. Quizá, el niño ha intentado suicidarse, tiene problemas de droga o tiene problemas en la escuela. Lo que verdaderamente ocurre, según esta teoría, es que la conducta del niño es un síntoma de la disfunción existente en la família. Trabajando con la família entera los problemas del niño se pueden aliviar en gran medida. Pienso que esta teoría se puede aplicar a los grupos disfuncionales, es decir, las sectas. Las sectas parecen tener algunas personas a su alrededor que constantemente causan problemas y dicen lo que piensan, pero no son expulsados. Jugaba tal papel en Cienciología. Fui considerada una perturbadora y por lo tanto enferma. En realidad, sin embargo, sólo manifestaba los síntomas debido a la disfuncionalidad del grupo. El grupo, en su conjunto, parecía tener una necesidad de alguien que expresara lo que, en el fondo, todos sentían. Esta es una razón de por qué mi conducta era tan desconcertante para la gente del grupo. Expresaba lo que sentían, pero no querían confesar sentir, pero al mismo tiempo el grupo me necesitaba para expresar esos sentimientos. Mi expresión sirvió como desfogue para todo el grupo.

 

Recientemente observé este mismo fenómeno en el show de Sally Jessy Raphael sobre los Hare Krishnas. Había una mujer que era un antiguo miembro y siempre fue considerada una perturbadora en el grupo. Había miembros de los Hare Krishnas entre los asistentes, uno de los cuales comentó a la mujer "Tú siempre hiciste exactamente lo que querías en el grupo" La mujer respondió que ella había sido la única en hablar cuando vio que se cometían atrocidades como abuso a los niños. Parece que ella jugó un papel similar al que yo jugué en Cienciología. Me gustaría observar otros grupos, para ver si este fenómeno existe.

 

Expresar las emociones en nombre del grupo no me hizo la vida fácil, es lo menos que puedo decir. Las cosas continuaron complicándose para mí. Una noche, casi de madrugada, acababa de dormirme cuando todos fuimos despertados y se nos dijo que debíamos ir al salón de curso para escribir cartas al público que pagaba, contándoles cuán magníficas estaban las cosas en Flag e invitarles a venir al barco para auditarse. Después de haber estado con las ceremonias de Kali y otras tonterías en los meses precedentes, promocionar Flag era la última cosa que quería hacer. Aquello fue el colmo para mí. Perdí completamente el control de mi genio y solté "Si escribo la verdad de cómo están las cosas aquí, nadie querrá venir a Flag". Cathy Cariotaki me asignó de inmediato una condición de traición. Hablar de forma blasfema acerca del hogar de L. Ron Hubbard era considerado un acto de traición al grupo. Tuve que llevar una cinta en el brazo que me identificaba como una traidora y hacer enmienda en la cocina. Hacer una declaración como la que yo había hecho era impensable para la mayoría de la gente del grupo pero en el fondo, muchas personas sentían lo mismo que yo, pero no querían admitirlo incluso ni a ellos mismos.

 

Alguien puede preguntar, ¿Por qué permanecería en Flag si era tan consciente de lo que pasaba? La verdad es que estaba tan adoctrinada como cualquier otro. Creía muy firmemente en el propósito de Cienciología y mi identificación con la secta era muy fuerte pero la parte sana de mí logró no ser suprimida y, como resultado, sentía un intenso conflicto interior entre mi verdadera identidad y la identidad de la secta

 

Las cosas siguieron cuesta abajo. El día que celebraba mi 21 aniversario tuve la mañana libre. (Justo un coincidencia. No estaba previsto tiempo libre en nuestros cumpleaños.) Estábamos en Tenerife, una de las Islas Canarias pertenecientes a España y situadas delante de la costa Africana. Fui a tierra para ver el pueblo y hacer algunas compras. Una de las cosas que más apreciaba sobre el hecho de estar en el barco era poder visitar lugares tan exóticos. Cuando volví, averigüé que estaba en un apuro. Parecía que mi Pc. había tenido un reporte negativo de examen. Y yo no debería haber dejado el barco antes de manejar la situación. Tuve que participar el la ceremonia de Kali. Recuerdo que me decía a mi misma: "Así es como menos esperaba pasar mi 21 aniversario, un día que la gente celebra que es oficialmente un adulto" pero entonces reprimí tales pensamientos "wog" recordé que había elegido una vida extraordinaria con un propósito extraordinario, el de Cienciología. Después de la ceremonia fui enviada a permanecer cuatro horas en el nido de los cuervos. El nido de los cuervos era un reducido lugar situado en lo más alto de una nave de cuatro pisos y debía acceder por una estrecha escalerilla. Me sentía evergonzada, culpable y muy enojada. Mientras subía pensaba: "Todo lo que tengo que hacer es rehusarme a permanecer en esta caja. ¿Y si lo hago? La idea de desobediencia me aterrorizaba. Cuando subí allí temblaba completamente. Permanecí esas cuatro horas reflexionando sobre mis errores y escribiendo mis actos hostiles y ocultaciones. La vista desde allí arriba era magnífica. Temía el momento de regresar por la escalerilla pero lo hice.

 

Al día siguiente el barco zarpó. Fue un viaje muy turbulento, estuvimos perdidos durante tres días en una tempestad. Estuve muy mareada y permanecí en mi litera todo el tiempo, incapaz de levantarme, escepto para ir al baño. Tras algunas tentativas inútiles de Jeff Walken para que me levantara, nadie me molestó porque todos estaban en la misma condición o de servicio. Cuando finalmente llegamos, los que habíamos tenido mareos fuimos castigados severamente. Desde mi primer viaje era propensa al mareo si el mar estaba embravecido y dijeron que era una falta mía el marearme. Dramamine estaba disponible pero si lo tomaba tenía somnolencia y náuseas, de modo que intenté evitar el consumo. Además, Dramamine era una droga y tomar cualquier droga aunque sólo fuera una vez era completamente desaprobado en Cienciología. Durante muchas sesiones estuve sentada con girar de preaclarados verde, no sabía si ocurriría en la sesión. De algún modo siempre logré que ocurriera al finalizar la sesión, lo hacía en el cuarto de baño con apenas tiempo para evitar el desastre.

 

A pesar de que mi situación seguía empeorando existía un lugar brillante, la amistad que se estaba desarrollando entre Quentin Hubbard y yo. Conocí a Quentin cuando todos hacíamos TR´s juntos y a veces era mi compañero. Quentin y yo nos apreciamos desde el principio. Compartíamos el mismo sentido del humor, cosa que era poco común en el barco. Siempre encontrábamos el modo de hacernos reír en un lugar donde la alegría y la sonrisa eran tan escasos.

 


Regreso a índice


 

EL RPF

En noviembre de 1973, Hubbard tuvo una idea para manejar a los perturbadores, negligentes o cualquier otro que causara molestias. Creó el Rabilitation Project Force (el "RPF") la versión de la Sea Org del campo de prisioneros. Los del RPF debían hacer trabajos físicos duros todo el día y por la noche debían auditarse mutuamente revelando sus actos hostiles y ocultaciones y abordar sus intenciones malignas. no se les permitía hablar con nadie en buena posición salvo cuando se les dirigiera la palabra y debían llevar ropa negra. Podían comer, después de todos los demás, y no se les permitía salir del barco. Hubbard consideraba que los del RPF eran psicóticos criminales que debían estar agradecidos por tener una oportunidad de rehabilitarse. ¿No es sorprendente que algunos de los principales dirigentes de Cienciología hoy, incluyendo a Pat Broeker y Norman Starkey estuvieron en el RPF? La mayoría de los ejecutivos de Cienciología habían estado, en un momento u otro, en el RPF.

 

Una vez que Hubbard concibió el RPF, puso a sus ayudantes a revisar las carpetas de Pc. de todos a bordo, buscando cierta lectura del E-Metro llamada Rockslam. Los rockslams, según Hubbard, indicaban que la persona había cometido altos crímenes contra Cienciología, y por lo tanto era un psicótico. Cualquiera que tuviese un rockslam registrado en su carpeta, era candidato para el RPF. Igualmente se nos pidió hacer un test de personalidad llamado OCA. Cualquiera con una puntuación baja podía también ser mandado al RPF. Recuerdo una mujer del personal de limpieza privado de Hubbard que fue enviada al RPF porque él pensó que ella intentaba envenenarle. En realidad ella veneraba a ese hombre y hubiera preferido envenenarse ella misma que no a él. La gente del personal doméstico fue al RPF bastante amenudo. Cuanto más cerca estaba una persona de LRH, más probable era que fuese enviado al RPF.

 

El proceso de decidir quién iba al RPF duró casi dos meses. Durante esta espera todos a bordo temblaban dentro de sí. La atmósfera se hizo pesada y la tensión subió. Todos estaban aterrados ante la perspectiva de ir al RPF. Estaba particularmente preocupada por haberme metido en líos tan amenudo. Sabía que mi nombre podía estar en la lista y me lo temía. Esperaba un milagro y no estar en ella.

 

El 10 de enero de 1974, la lista de las personas que serían enviadas al RPF se publicó y evidentemente estaba incluída, junto a unas 15 personas. Esa mañana nos levantaron temprano y nos mostraron la orden de éticas. Yo ya lo esperaba pero aún estaba en un estado de shock, como otras personas en la lista. Recuerdo a una mujer que estaba en la lista que de inmediato empezó a empacar su maleta pero se quedó. Otra persona que figuraba en la lista del RPF era Norman Starkey que actualmente ocupa un puesto muy alto en Cienciología. El número de personas en el PRF aumentó rápidamente. Parecía que cada día, alguien nuevo era "arrestado" como solíamos llamarlo. Había varios auditores e internos.

 

Es difícil describir el dolor que sentí ese día. Me sentí, en un momento, entumecida por el golpe y luego rompí a llorar. Los demás atravesaban la misma situación y al cabo de unos días desarrollamos un lazo común de empatía de cada uno con los demás. Teníamos nuestros propios chistes sobre el RPF y canciones. Esta unidad que sentíamos salvó la poca dignidad que nos quedaba. había un acuerdo fuerte entre nosotros que perseveraríamos y que afrontaríamos para pasar através. Lo que pasó entre nosotros fue un magnífico tributo a la fuerza del espíritu humano, aunque la mayoría de nosotros atribuya esta unidad positiva a Hubbard y le de las gracias por inventar el RPF. Ahora me doy cuenta que eso sería tan ridículo como lo sería para un judío que sobrevivió al holocausto, dar las gracias a Hitler por haber inventado los campos de concentración. Pasamos por esta experiencia a pesar de Hubbard y no gracias a Hubbard.

 

De alguna manera, una vez recibimos el primer golpe conforme habíamos sido asignados al RPF era un alivio para la mayor parte de nosotros por que no habría más amenazas acerca de ser mandado al RPF, ya estábamos allí. Habíamos tocado fondo.

 

Al poco de ser asignados se nos dijo que podríamos apelar, solicitando un Comité de Evidencia, la versión de Cienciología de un juicio. Solicité ese comité y un amigo cercano, Quentin Hubbard fue designado como presidente de éste y también del comité de Lisa Landa, otra amiga suya. No tuvo eleción para encontrarme culpable y apoyar la decisión de permanencia en el RPF. Ningún otro veredicto se consideró aceptable.

 

Días después, Quentin desapareció del barco y un grupo de búsqueda fue enviado a encontrarlo. Mientras el grupo de búsqueda estaba fuera, Quentin regresó a bordo del barco y confesó a un mensajero haber tomado un frasco de píldoras. El mensajero se lo dijo a su padre y tras un lavado de estómago fue aislado en su camarote durante casi un mes. No se le permitía comunicar con nadie escepto con su auditor. Después de eso fue asignado al RPF.

 

Cuando vi a Quentin olvidé mis problemas. Su mirada era tan tenue y vulnerable. Prometí que lo protegería y pasaría el RPF con él. En el RPF la gente fue emparejada para auditarse, de algún modo logré que me emparejaran con Quentin. Quentin y yo éramos también supervisores de caso del RPF. Aunque normalmente no se permitía a los del RPF estar en la cubierta, Quentin permanecía en su camarote. Él y yo teníamos un permiso especial para permenecer en su camarote para estudiar los folders y auditarnos el uno al otro. Este camarote llegó a ser un refugio para ambos. Aunque Quentin se había debilitado mucho, era muy valiente. Nunca perdió su sentido del humor. Permanecimos juntos mucho tiempo en su camarote, hablando, riendo y tomando mantequilla de cacahuete, que él había cogido del suministro de alimento de su familia. Posteriormente, Quentin se referiría a estas jornadas como "Los días de la mantequilla de cacahuete en el RPF". Quentin y yo nos apoyamos mutuamente y desarrollamos un lazo de amistad más cercano. Humor, calor humano y aprecio eran raros bienes abordo del barco pero Quentin y yo los compartimos en abundancia. He leído varias narraciones que describen a Quentin como una persona miserable. En tanto que yo no lo niego, yo vi el otro lado de Quentin; era una persona que, de alguna manera, era capaz de seguir queriendo a pesar de toda la miseria personal por la que debía pasar. Nunca olvidaré a Quentin y el lazo que compartimos. El nunca me abandonó a pesar de que abandoné Cienciología. La última carta que recibí de él era apenas dos semanas antes de entrar en coma.

 


 

MI ENCOMIO DE LRH
 

Cuando me gradué del RPF, en mayo de 1974, regresé para completar el internado y Quentin volvió a su puesto de auditor de Flag. Completé los requisitos del internado y me convertí en una auditora Clase VI de Flag completamente desarrollada, era un sueño hecho realidad. El verano de 1974 sería el punto más alto de mi tiempo en Cienciología.

 

Se me asignó un caso muy difícil de auditar. El sujeto era un ejecutivo de Cienciología, de Sudáfrica, que previamente había sido Director de Procesamiento (la persona a cargo de los auditores) en Flag, durante el mismo período que yo era interno y por tanto tuvimos problemas. Nosotros no nos llevábamos del todo bien y aquí estaba, asignada para auditarle. En Sudáfrica había entrado en problemas de ética y acababa de graduarse del RPF. Puede que asignarme para auditarlo fuese una forma adicional de castigo o apenas una coincidencia. No se qué podían pensar cuando me asignaron este caso a mí pero volvimos la tortilla y sorprendimos a todos, incluído LRH. Supe que la primera cosa que debía hacer era ganarme su confianza de modo que pudiéramos desarrollar la relación necesaria para que la auditación tuviera éxito. De alguna manera logramos dejar a un lado lo que había entre nosotros y la auditación fue muy bien. Cuando terminamos, estaba resplandeciente. La diferencia de su personalidad entre el antes y el después era notable y captó la atención de Hubbard. Envió una nota ensalzándome por mi auditación, que me fue entregada por uno de sus mensajeros, Anne (hoy Anne Broeker). Dijo que debía ser mostrada como un ejemplo de lo que era la auditación de Flag.

 

Este encomio tuvo un significado tremendo, tanto para mí, como para los demás. Personas que no me habían prestado atención, se volvieron muy agradables. Después de todo, Hubbard había dicho: "Los auditores son los seres más valiosos del planeta" y los auditores de Flag eran considerados como la crema de los auditores. Para ser considerada como una auditora ideal de Flag debía estar a la cabeza de la élite del principal grupo de este planeta. En esa época, creía que éramos la gente que salvaría al planeta, sentía un poder tremendo.

 

Quentin y yo continuamos siendo buenos amigos, pasábamos mucho tiempo juntos y pasábamos mucho tiempo en su camarote, riendo y jugando con su grabadora. Siempre componíamos chistes, bromas, anuncios y los grabábamos. Cuando los acabábamos de grabar, reíamos bastante varios minutos y tras escuchar la cinta aún reíamos más. En nuestros días libres, amenudo íbamos a tierra juntos. Quentin amaba ver aviones que aterrizaban y despegaban en aeropuertos locales. Su verdadero sueño era llegar a ser piloto pero su padre tenía otros planes para él. Quentin y yo estábamos lo suficientemente cerca como para tener relaciones sexuales pero no las tuvimos porque me contó que años atrás, había tenido relaciones sexuales con una mujer joven que había sido enviada lejos del barco cuando su padre lo averiguó. Él no quería meterme en esa clase de problemas así que continuamos siendo buenos amigos. Una vez me dijo que había decidido no casarse hasta los 25 años, edad que nunca alcanzó. Con respecto al rumor de que era homosexual, me contó que lo usaba para que las mujeres que en el barco iban detrás de él a causa de ser el hijo de LRH, le dejaran en paz. Si posteriormente tuvo relaciones homosexuales, probablemente fue porque nunca se le permitió tener una relación heterosexual con nadie.

 


 

MISIÓN EN NUEVA YORK
 

En Agosto de 1974, fui enviada a la ciudad de Nueva York en una misión de seis semanas ordenada por Hubbard. Esto se consideraba un magnífico honor. Mi misión era auditar a Molly Bernstein, el oficial comandante de la oficina de enlace con Flag en Nueva York y su esposo Al, también ejecutivo de allí. A diferencia de algunas misiones de la Sea Org, la nuestra era amistosa. Molly y Al no tenían ninguna clase de problemas y se sentían felices de que una auditora fuera enviada de Flag especialmente para auditarlos. Otras dos personas me acompañaban en la misión: Joan Robertson, uno de los principales ejecutivos de Cienciología, que estaba al cargo de la misión y David Englehardt, un miembro del personal de Flag. No estoy segura de cuál era su propósito pero tenía que ver con ayudar a que la organización fuera mejor. Sobrevolamos el Atlántico de Lisboa a Nueva York. Hacía un año que me encontraba fuera de los Estados Unidos y estaba muy contenta de regresar para esta visita. Permanecimos en el hotel Alden, en la calle 81 y Oeste de Central Park, sede de la org. Mis condiciones de alojamiento me resultaron lujosas. Tenía una habitación individual, grande con baño y se nos dio una asignación para comer fuera, en restaurantes. La primera noche comimos en un restaurante de las inmediaciones. Pedí una hamburguesa con queso y un helado con frutas, nueces y chocolate caliente. Echaba de menos la comida americana, era como estar en el cielo. Había perdido mucho peso, debido al duro trabajo físico cuando estaba en el RPF y el tiempo en el que no pude comer nada a causa del mareo. Estaba muy delgada y podía comer todo lo que quisiera sin temer a engordar mucho. Recuerdo estar sentada en la terraza, disfrutando del panorama y comiendo una pinta de helado Hagen Daz. Hasta entonces no me había dado cuenta de la nostalgia que sentía de los Estados Unidos. Saboreaba los más sencillos placeres que la mayoría de la gente da por sentado, como poder tomar un baño o usar tanta agua como quisiera. En el barco debíamos tomar duchas de treinta segundos a causa de la escasez de agua.

 

Desde que estábamos en Flag, la gente de la org. nos trataba como la realeza. A fin de cuentas, éramos representantes de Hubbard como misioneros de Flag. Molly y Al resultaron ser personas genuinamente agradables. Nos mostraron la ciudad de Nueva York y pasamos juntos buenos momentos. Molly y Al se auditaron muy bien y la misión se consideró un éxito.

 

Cuando estaba en Nueva York, mis padres vinieron a visitarme. Los había llamado al llegar. Era la primera vez, después de un año, que podía decirles dónde estaba, ya que la ubicación de Flag debía mantenerse en secreto. Cuando les dije dónde estaba, tomaron de inmediato un vuelo a Nueva York para visitarme. Mi madre señaló que estaba muy delgada pero parecía sentirse feliz de verme. Había dejado de llevar gafas porque me había convencido de que mi vista había mejorado. Sabía que mis padres estaban preocupados pero no criticaron mi compromiso de ninguna forma, pues habían aprendido que tales prácticas no funcionaban conmigo. Ningún intento de desprogramación habría funcionado en mí, debido a lo exaltada que estaba. Había pasado por muchas dificultades, pero en ese momento, sentía que había valido la pena. En ese momento sentí que mis días malos habían quedado atrás y que a partir de ahora me elevaría a alturas cada vez más grandes. Lejos de inquietarme, sentí que había hecho un trabajo que era vital para la salvación del planeta. Sentí que lo había conseguido.

 


 

EL CONCIERTO DE ROCK
 

A principios de 1974 regresé al barco. Al llegar, supe que Quentin estaba lejos en sus vacaciones anuales de tres semanas. Comencé mi siguiente nivel de entrenamiento, el curso de Clase VII y el internado que califica para auditar un conjunto de procesos llamados Poder y Poder Mayor diseñados para dar al Pc. la habilidad para manejar el poder. En aquella época, Poder era un grado importante en Cienciología, pero hoy esos procesos son raros si es que se usan.

 

Poco después de mi llegada, un incidente ocurrió en el barco que cambió dramáticamente las cosas. Estábamos en la isla de Madeira que es territorio de Portugal. Había problemas políticos en esa zona y un golpe de estado reciente había tenido lugar en Lisboa. Parecía que un grupo de comunistas en Madeira pensaba que la gente de abordo del barco eran de la CIA y una tarde arrojaron piedras al barco e hirieron a varias personas. No estuve en este fiasco pues me encontraba en tierra en compañía de varios miembros del barco incluída Mary Sue. Mi amiga Karen y yo salíamos de un cine y nos dirigíamos al barco cuando alguien nos paró y explicó lo que había sucedido. Nos refugiamos en una discoteca hasta que fuera seguro regresar. A lo largo de la noche regresamos al barco que había levado anclas. Este incidente fue conocido después como "el concierto de rock". Hubbard decidió que navegaríamos através del océano Atlántico hasta los Estados Unidos, un viaje que iniciamos al día siguiente. El viaje através del océano fue calmado y por una vez no tuve mareos. El océano era tan liso como el vidrio. Me gustaba permenecer en el puente observando la inmensidad del océano a mi alrededor.

 

Apenas estábamos lejos de la costa de Carolina del Sur cuando Hubbard advirtió que agentes del IRS esperaban en las dársenas para detenerlo. Así que nos dirigimos a las Bermudas donde permanecimos varias semanas.

 

Este viaje maravilloso y pacífico através del Atlántico sería, para mi sorpresa, la calma antes de la tempestad. El infierno estaba a punto de desatarse.

 


 

ALLÁ VAMOS OTRA VEZ. OTRO VIAJE EN MONTAÑA RUSA
 

Mientras estábamos en las Bermudas, Quentin regresó de sus vacaciones y soltó un bombazo. Su padre intentó que el asunto fuera silenciado. Pero Quentin me contó toda la historia con mucha calma y desapego. Según me dijo, había decidido matarse otra vez y había elaborado un plan para su suicidio. Voló a Nueva York y se hospedó en el Hotel Time Square. Entonces cogió su pasaporte, que era su única forma de identificación, y lo escondió detrás del espejo del baño de su habitación en el hotel. No quería que nadie supiera que era el hijo de L. Ron Hubbard cuando su cuerpo fuera encontrado. Voló a San Francisco donde pensaba arrojarse desde el puente Golden Gate, pero cuando llegó el momento no pudo hacerlo. Después de eso fue encontrado errante en un camino y parado por la policía que buscaba a alguien que había cometido un crimen. Ellos vieron que Quentin no coincidía con la descripción del sospechoso pero al verlo confuso y desorientado lo enviaron a un hospital psiquiátrico. Para proteger su apellido, Quentin fingió amnesia. Permaneció en la institución durante casi dos semanas hasta que un cienciólogo lo encontró y "recuperó su memoria", su identidad y fue dado de alta. Me contó esta historia en un tono de voz desapasionado como si me estuviera explicando una inocuas vacaciones. Estaba horrorizada y él se dio cuenta. Observó que la expresión de mi cara se parecía a la de su madre cuando él se lo contaba. Quentin y su madre estaban muy unidos. A pesar de otros defectos, Mary Sue amaba realmente a sus hijos y Quentin parecía ser su favorito.

 

Ese mismo día, no se si era L. Ron Hubbard o Mary Sue, pero alguien se trastornó mucho al saber que Quentin me había explicado lo sucedido. David Mayo, el supervisor Mayor de caso, me ordenó que no viese a Quentin, sin decir de quién venía la orden ni por qué. No creo que la orden fuera originada por David. Le pregunté qué era lo que pasaba y rehusó de plano a discutir la cuestión. David y yo nos habíamos llevado bastante bien en el pasado pero él era muy firme en este asunto. Le dije que Quentin era mi amigo, él me necesitaba y yo estaba allí para ayudarle; que mi vida personal no era asunto de nadie. Entramos en una disputa. La esposa de David, Merrill, una de las mejores auditoras de Flag, trató de hacerme callar con el fin de protegerme pero yo no quería echarme atrás. Sabía que me metería en líos y tenía razón. David me advirtió que si continuaba viendo a Quentin iría al RPF. Continué discutiendo con él y me puso un retread, lo que significa que debía volver a revisar ciertas materias como auditora. También dijo que el Oficial de Éticas hablara conmigo; éste me advirtió de las consecuencias de tener cualquier otro encuentro con Quentin. Se suponía que iba a seguir las órdenes como un pequeño y buen robot pero aún no estaba completamente domesticada, así que rehusé. Desafié la orden y continué viendo a Quentin. Nunca hubo una relación sexual entre nosotros, pero los demás creían lo contrario y que lo escondíamos. En una ocasión había hecho una broma sobre tomar una ducha con Quentin. Esto fue revelado y escrito durante una de las sesiones de auditación. Se supone que David asumió que algo pasaba. Me encolerizó que se interviniera en mi vida personal.

 

Mientras tanto había terminado mi retread sobre los materiales correspondientes y estaba auditando en mi internado de Clase VII. Estaba auditando a otro interno, Rick, en procesos de Poder. Su auditación iba muy bien y terminó su auditación antes de que todos los procesos se hubiesen recorrido. En poder, en esa época, si el Pc. se exteriorizaba (lo que significa que tenía una experiencia fuera del cuerpo) se consideraba que completaba el grado y no había más procesos de Poder, o bien, su asociado, Poder Mayor debía ser recorrido. Este era el caso de Rick y atestó felizmente la terminación del grado. Una semana después, Rick contrajo un resfriado, y yo, como auditora, fui culpada de inmediato y acusada de "técnica fuera". Hubbard ordenó ver personalmente ver la carpeta, era algo que hacía pocas veces. La carpeta fue inspeccionada por uno de sus adolescentes mensajeros, Jill Goodman, que no era una auditora entrenada y no sabía la primera cosa que debía mirar. Ella dijo a Hubbard que yo no había tomado la acción correcta para reparar Poder Mayor, lo cual era una mentira descarada. De hecho, yo no había recorrido todavía Poder Mayor; por lo que ninguna acción tomada para corregir este nivel, habría tenido sentido. Cualquier auditor entrenado como Clase VII podría haber visto eso. Pero nadie se atrevió a intervenir. El resultado fue una orden de ética personal de Hubbard cancelando todos mis certificados y ordenando un Comité de Evidencia para ver este caso. Traté desesperadamente de escribir a Hubbard para explicar que este Pc. nunca había recibido Poder Mayor y para que, por favor, examinara él mismo la carpeta. Nunca recibí respuesta.

 

En esa época culpé a Jill Goodman por esa farsa de la justicia pero, rencorosa como era, veo ahora que no fue más que otra víctima de Hubbard. Ella está hoy fuera de Cienciología y es consciente de lo que ocurrió. En una entrevista con Russell Miller para si libro Bare faced Messiah, dijo: "Éramos auténticas mozuelas venenosas... teníamos el poder y éramos intocables". Ciertamente estoy de acuerdo con su declaración pero ya no la culpo. La verdad es que en esa época no estaba dispuesta a admitir que ni David Mayo ni Jill Goodman debían ser culpados por lo sucedido. Estoy segura que LRH era el culpable y creo que él se volvía contra mí a causa de haber continuado viendo a Quentin. Algún día me gustaría hablar con David Mayo y Jill Goodman y saber qué pasó exactamente.

 

Una orden de LRH para un Comité de Evidencia, se consideraba un asunto grave. Bárbara, la persona que fue designada como presidenta de mi Comité de Evidencia, era muy conocida en el barco como alguien que me despreciaba. Antes de casarse, su esposo se había interesado en mí. Yo no compartía sus sentimientos, así que él se relacionó con Bárbara y se casó. Era feliz al ver que él había encontrado a alguien pero Bárbara nunca se sintió segura acerca de mí porque de vez en cuando, su tranquilo esposo coqueteaba conmigo, a modo de broma. Debería haber tomado el propósito y decirle: "hemos de parar esto". No hubo nada entre nosotros porque yo no estaba interesada en él. Bárbara me dejó muy claro que no me soportaba. Esto está registrado por escrito porque en una ocasión fui asignada para auditarla y ella rehusó tenerme como su auditora. ¡Esta es la persona que fue asignada como Presidenta de mi Comité de Evidencia! Estoy segura que ella tuvo una gran ocasión para encontrarme culpable de todo cargo contra mí. De nuevo fui enviada al RPF. Además, todos mis certificados de auditora habían sido cancelados por LRH.

 

Tras escuchar el veredicto del Comité, fui al camarote de Quentin y le conté lo que pasaba. Sabía que una vez estuviese dentro del RPF no me sería permitido ir allí. Le dije que el RPF sería un alivio después de lo que había pasado los últimos meses. Había perdido todo para lo que tan duramente había trabajado. No veía cómo las cosas podían ser peores.

 

Estaba equivocada. Las cosas iban a ser mucho peores

 


Regreso a índice


 

EL ESCARMIENTO DEL RPF
 

En enero de 1975, me encontraba otra vez en el RPF. Sin embargo, en esta ocasión no era como el RPF que había conocido por primera vez en 1974. Este grupo de RPFers no se ayudaban entre sí y no era fácil para mí, salir de allí.

 

Una nueva peculiaridad del RPF había sido,inventada: el PRF del RPF, para personas que se metieron en problemas en el RPF. Una persona asignada al RPF del RPF tenía que trabajar todo el día en la sala de máquinas del barco, limpiar la sentina y dormir en el cuarto de la cadena del ancla. No se le permitía comunicar con nadie escepto con el oficial de éticas del RPF. La primera persona asignada al RPF del RPF era un ejecutivo de Londres llamado Ron Hopkins. Lo veía de vez en cuando en sus idas y venidas a la sala de máquinas. Estaba cubierto de porquería de la sentina y parecía miserable. Tosía mucho a causa de un pulmonía de la que, evidentemente, todavía se recuperaba. Al cabo de unas semanas salió de allí y se unió a nosotros en el RPF. Él y yo llegamos a ser amigos y, al principio, era una persona que me apoyaba. Era una persona muy sensible, pero a la vez fuerte. Recuerdo que le gustaba tocar la guitarra flamenca y amenudo tocaba para nosotros. Era un líder nato y pronto llegó a ser la persona encargada del RPF, con el tiempo, su carisma le dio poder.

 

La vida en el RPF era dura, el día empezaba a las 5:30 am. Nos dividían en grupos de 5 a 7 personas. El grupo de las mujeres limpiaba todos los cuartos de baño del barco, algunos corredores y los salones, como el salón de popa. Limpiar los baños, no solamente significaba hacer brillar las cubetas de las tazas, teníamos que restregar todo el cuarto, tabiques y techo incluídos. Después de limpiar un área teníamos que lograr pasar la inspección del guante blanco. Si el guante presentaba suciedad alguna, la culpable era obligada a correr alrededor del barco. (aproximadamente un quinto de milla, 278 metros) En una ocasión, mi superior no estaba satisfecho de mi trabajo de limpieza de un cuarto de baño y me ordenó dar una vuelta. Protesté porque creí que era injusto y su respuesta fue -"No hagas QyA conmigo. Haz dos vueltas." Yo me opuse otra vez y dijo, "Haz cuatro vueltas". Esto continuó hasta diez vueltas que tuve que hacer. De nuevo me ordenaron dar diez vueltas y en lugar de eso las caminé. La persona a cargo del RPF en aquel tiempo, Homer Schomer me sorprendió andando y corrió tras de mí. Traté de escapar pero era muy rápido. Me cogió y acabé por tener que hacer más vueltas.

 

La lección que debíamos aprender en el RPF era obedecer las órdenes sin discutir, sin importar lo que pudiéramos sentir o quién diera las órdenes. Era una lección que no estaba, evidentemente, dispuesta a aprender. No la había aprendido la primera vez que estuve en el RPF y por esto había vuelto la segunda vez. La obediencia ciega violaba cada una de las cosas que siempre valoré. Creí que Cienciología trataba de independencia y autodeterminismo, no de obediencia ciega a la autoridad.

 

Como añadido a mis dificultades, tenía problemas con mi compañero de auditación. Ser auditada y auditar a otro en el programa del RPF no era un requisito para la graduación, y mi compañero y yo, no éramos compatibles. Finalmente quedó claro que esto no funcionaba y a petición suya fue asignado a otra persona. Traté con otro compañero de auditación pero tampoco funcionó. Estaba desesperada. No veía esperanza de salir del RPF. Recuerdo que un día me vine abajo. Bajé a la sala de cursos del RPF y me puse a llorar como jamás he llorado en mi vida. tenía la impresión que no podría pararme nunca. Estaba totalmente fuera de control. Finalmente Ron Hopkins fue a ver al oficial médico para pedirle Calmag que se supone me calmaría. Durante algunas horas, pareció producir efecto pero al día siguiente mi pena regresó. Pasé varios días sin poder dejar de llorar. Estaba en un profundo estado de pena. Había perdido mucho más que un compañero de auditación. Emocionalmente llegué a la conclusión que Cienciología era una impostura pero sólo en un nivel emocional. No tenía palabras para describir mi pérdida en ese momento. No había terapeutas o desprogramadores cerca, para ayudarme a ver lo que realmente ocurría. Todo lo que sabía era que nunca me había sentido tan mal en toda mi vida.

 

David Mayo se dio cuenta del estado en el cual yo me encontraba y parecía preocupado, pero aún el supervisor de caso fue incapaz de ver lo que andaba mal conmigo. Sentía que lo había perdido todo. Había entrado en Cienciología con grandes sueños y proyectos sobre lo que podría ser y había trabajado duro para poder hacer esos sueños una realidad. Durante un tiempo creí que mis sueños se habían realizado. Hacía menos de un año, tenía la impresión de encontrarme en la cima del mundo y que todos los malos tiempos habían quedado atrás. Me lo habían quitado todo. ¿Por qué me lo habían quitado? Porque me afirmé en mi derecho como persona, de elegir mis propios amigos y sucedía que el amigo que había elegido era el hijo de L. Ron Hubbard. Imploré a Dios que no hubiese sido el hijo de Hubbard pero lo era. Hubbard parecía poder destruir a una persona. Podía hacer que una persona se desarrollara, hiciera sus sueños realidad y entonces quitárselo todo repentinamente, ¡así simplemente!. Había perdido mi capacidad de enojarme. Todo lo que podía hacer era llorar.

 

En un momento dado quise marcharme pero David Mayo y Jeff Walker me convencieron de lo contrario. David dijo cosas como "Me partirías el corazón" Y Jeff realmente me afectó cuando dijo "Serás olvidada, una vez hayas dejado la Sea Org". Decidí abandonar esta idea y permanecer. Por más infeliz que estaba, creí que la vida en Cienciología sería mucho peor.

 

Hice un intento final por hacerme respetar. Un día estaba de guardia como Quartermaster. Era una tarea que amenudo se asignaba a los del RPF. Ese día había estado toda la mañana de guardia y se suponía que alguien me relevaría para tomar el almuerzo, pero nadie apareció. Finalmente bajé al salón de popa debajo del puente, a ver qué pasaba con mi relevo. Ron Hopkins y algunos otros del RPF estaban almorzando y no querían ayudarme. Literalmente exploté. Pero mi cólera tenía muy poco que ver con lo que realmente pasaba; era mi último intento por hacerme respetar. Dije que iba a desayunar y que todos podían irse al diablo. Ron Hopkins dijo: "Eso es. Estás asignada al RPF del RPF". Nunca olvidaré esas palabras. Sabía que había ido demasiado lejos e intenté disculparme pero no sirvió. Ron fue inflexible. Dijo que podía solicitar un Comité de Evidencia para recusar la asignación, pero si lo hacía, probablemente sería expulsada de la Sea Org como deshonra.

 

Y así ocurrió que el 26 de mayo de 1975 fui asignada al RPF del RPF. Pasé largos días en la sala del motor quitando el lodo nauseabundo del pantoque para luego pintar. Afortunadamente, Ron Hopkins me mostró alguna clemencia y no tuve que dormir en el armario de la cadena del ancla. Se me asignó una condición de enemigo y para salir de ella debía escribir la fórmula que era: "Averigua quién eres realmente". Escribí la fórmula y la presenté a Ron Hopkins quien no la aceptó. No sabía que quería que yo escribiera. Durante días, luché por encontrar una respuesta que lo convenciera. ¿Quién era yo? En ese momento no lo sabía. Si hubiera sabido quién era realmente les habría dejado expulsarme y huir lo más lejos posible del barco y de todos a bordo. Pero dejar Cienciología era una posibilidad que no estaba dispuesta a considerar. Jeff y David me habían hablado de eso anteriormente y en ese momento creía que dejar Cienciología sería peor que cualquier infierno que atravesara en el barco.

 

Pasé cinco días en el RPF del RPF pero me parecieron muchos más. No se me permitía comunicar con nadie escepto con Ron Hopkins. Un día David Mayo rompió las reglas. Le dije que no le estaba permitido hablarme. Me dijo que no me preocupara por eso. Nunca olvidaré lo que él hizo por mí ese día, con sólo romper las reglas y hablarme. No se exactamente lo que él dijo pero me alentó a permanecer en eso y me ayudó a sentir que podría pasar através de esa horrible experiencia. Decidí que conservaría la poca cordura que me quedaba. La manera en que lo hice fue desconectar todas mis emociones. Era una cuestión de supervivencia.

 

Finalmente escribí la fórmula que convenció a Ron Hopkins y pude salir del RPF del RPF. Habían logrado romperme después de un combate largo y arduo. Cuando Ron Hopkins me dijo: "Eso es. Estás asignada al RPF del RPF", el 26 de mayo de 1975, en el salón de popa del buque Apolo, algo se rompió dentro de mí y ya no quise defenderme.

 

Ya no estaba enojada, ni triste, ni contenta; no sentía nada. Simplemente hacía lo que me decían.

 

Finalmente, había aprendido la lección del RPF.

 

Quiero aclarar en este punto, que no culpo a Ron Hopkins, David Mayo, Jeff Walker, Cathiy Cariotaki, Jill Goodman o cualquier otro cienciólogo o miembro de la Sea Org por lo que experimenté en el barco. Todos ellos estaban bajo la influencia de L. Ron Hubbard y sólo hacían lo que creían que era lo mejor en ese momento. Todos tratábamos de sobrevivir. Sólo espero que ahora sean libres y entiendan lo que realmente pasaba con todos nosotros en el barco, de modo que puedan pasar página y seguir con su vida.

 

Hasta este punto no ha sido complicado encontrar las palabras para describir mis experiencias pero ahora siento que no tengo gran cosa que decir para evocar el período que siguió a mi liberación del RPF del RPF. Tal vez porque ya no quedaba gran cosa de mi misma al final de este conflicto. Mi identidad con la secta era predominante y me había convertido en un rondroide, un robot para LRH. Ya no causaba problemas y hacía todo lo que me pedían.

 

Durante el verano de 1975, LRH empezó a ir a tierra a hacer fotografías. Trajo a personas del RPF y nos utilizó como tripulación y modelos. Estaba en varias de las fotografías que principalmente eran ensayos diseñados para promover Cienciología. Yo no vi el producto final y no se si éstos retratos se publicaron alguna vez. Protagonicé uno de ellos como una mujer que estaba muy enferma y recuperaba la salud. Antes de hacer la foto maquillaron mi cara con un producto gris claro, para que tuviese mal aspecto. Entonces me mostraron empezando a auditarme, y en la instantánea del "después de" me maquillaron con un producto rosado y me pintaron los labios de rojo, para que pareciese que resplandecía de buena salud. Recuerdo que Hubbard era muy particular acerca de cómo quería él que me pusiera. A diferencia de las historias que oí acerca de su posterior aventura como director de cine, era muy agradable en esas sesiones de fotografía que él disfrutaba. Después de todas las barreras entre Hubbard y yo en el barco, esta era la primera vez que se dirigía a mí en persona, sin un mensajero, desde que había movido la cabeza en el barco como saludo al pasar.

 

Algunos de los asignados al RPF comenzaron a pasar cada vez más tiempo en las sesiones de fotografía y cada vez menos en el RPF. Hubbard formó eventualmente un grupo llamado "LRH Photo Shoot Org" compuesto por muchos miembros del RPF. Por alguna razón, a pesar que fui modelo ocasional para algunas de sus potografías no estaba en el personal de ese grupo. El RPF disminuyó gradualmente de personal hasta que quedamos Ron Hopkins y yo. Finalmente fue disuelto y me asignaron a hacer Sumario de Errores de Folder ("FES") que consiste en consultar el registro de la carpeta y anotar los errores que se hicieron, el progreso del caso o la falta de éste. Todavía no se me permitía auditar, pero ya no estaba en el RPF.

 

Hubbard vendió el barco y nos mudamos a una base en tierra, en el Hotel Fort Harrisson, en Clearwater, Florida. En las habitaciones había una gran mejora con respecto al barco. Compartía una habitación del hotel, con dos de mis mejores amigas, Like y Karen, ambas auditoras. A cualquier otro, la habitación podría haber parecido amontonada. Pero para nosotras había más espacio que el que habíamos tenido en años cuando estábamos acostumbradas a dormir en una habitación con otras cincuenta mujeres en el barco. Ademas, en nuestra habitación, teníamos televisión. Hacía años que no veía la televisión. Subía a mi habitación durante la pausa del almuerzo y después del trabajo del día y veía la televisión. Mis programas favoritos eran Star Trek y "Bewitched", ambos en reposición. A muchas personas en la Sea Org les gustaba Star Trek pues también nos sentíamos en una misión, como la tripulación de la U.S.S. Enterprise.

 

En Florida, continuaba haciendo FES de carpetas, lo que a decir verdad, no era lo más excitante del mundo pero era tranquilo. Parte de las personas en las que hice FES en sus carpetas eran celebridades como Karen Black o Chic Corea. Un día fui a ver al supervisor interno de esa época, Brian Livingstone, con el fin de obtener mis certificados como auditora. Asumí que él sabía que LRH había cancelado mis certificados pero él no se acordaba. Justo antes de escribirme el programam de entrega, Judy Thieri se acercó y le dijo que LRH había cancelado mis certificados. Brian estaba furioso conmigo y me acusó de intentar engañarle. Le dije que creía que sabía lo que había pasado conmigo y que sólo quería averiguar cómo podría recuperar mis certificasdos pero rehusó tener que hacer algo más conmigo.

 

En Mayo, el Oficial Comandante de la AOLA, Gary Epstein, decidió que quería que volviese a Los Ángeles e hizo esta solicitud a Flag. Se me ordenó regresar a Los Ángeles y se me asignó el puesto de Director de Procesamiento en la Org Avanzada de Los Ángeles, (AOLA) de donde originalmente venía. Antes de irme, Jeff Walker me dio finalmente un programa que podría seguir para recuperar mis certificados como auditora. Como Directora de Procesamiento sería responsable de la Auditación de Solo de todas las personas que fueran a la AOLA, del Curso de Clearing y de los Niveles de OT. Aunque era un puesto mejor que el que tenía en aquel momento, hacer FES, me arrepentía dejar Florida. Solicité permanecer en Florida pero mi petición fue denegada y no tuve otra elección que ir a Los Ángeles.

 

En mayo de 1976, tomé posesión del puesto de Directora de Procesamiento de AOLA. Me sentía muy sola y me mantenía a distancia de los demás. Alguna persona parecía admirarme por el hecho de haber estado tanto tiempo en Flag. Nadie conocía los problemas que había tenido allí. Nunca establecí ningún lazo con nadie en AOLA durante el tiempo que permanecí allí.

 

Como la mayoría de los lugares que la Sea Org habitaba, las condiciones de la casa donde vivía eran deplorables pero tenía una pequeña habitación propia. La casa estaba en LA y nos transportábamos en camioneta todos los días a Hollywood donde estaba la Org. Como Directora de Procesamiento recibía las primas además de la paga regular de la Sea Org. De modo que alquilé un apartamento a mi cargo fuera de la casa del personal. Compartía un agradable apartamento de con dos dormitorios en la misma calle donde trabajaba, con dos hombres del staff de la Oficina del Guardián pero no eran miembros de la Sea Org. Compartí habitación con uno de los hombres, Gene, pero nuestra relación fue platónica. Dormíamos en camas separadas.

 

Residir fuera de la Sea Org, era inusual para un miembro de ésta, pero conseguí manejar esto, porque quizá había venido de Flag y nadie se atrevió a desafiarme. La vida en ese apartamento me dio más intimidad de la que había tenido en años. Era cada vez más consciente de que no era feliz del todo en la Sea Org. Gene, era la única persona de la cual me sentía cercana, aunque era cienciólogo no era miembro de la Sea org. Perdí a mis amigoas en Flag (Florida) especialmente a Quentin. Quentin y yo nos escribíamos regularmente.

 

Durante el período que estuve en LA permanecía cada vez más tiempo sola. Iba a mi apartamento siempre que tenía oportunidad, justo a dos pasos de la org. Aveces, durante la hora del almuerzo iba allí para pensar sobre mi situación. Me sentaba allí, temía por tener que regresar al trabajo y empezaba a sentirme como si estuviera realmente en una trampa.

 

Había cosas acerca de mi nuevo puesto que odiaba, tales como llamar por teléfono a las personas que no habían pagado su siguiente nivel de OT. Se esperaba que usara altas técnicas de presión para que regresaran. Recuerdo que le dije a una persona que si él no relizaba su siguiente nivel de OT, moriría. Me causaba antipatía hacer estas llamadas pero eran parte de mi trabajo. Realmente no quería ser un administrador aunque mi puesto se consideraba superior al de un auditor. Hubiese preferido ser auditora y trabajar con personas de una en una, pero en la Sea Org, lo que quise nunca se consideró.

 

Comencé a pensar acerca de mi partida y cada semana aportaba un poco de dinero, de las primas que recibía. En ese punto, no estaba preparada para poner mis pensamientos en acción pero apartaba dinero "por si acaso".

 

Un día a principios de julio de 1976 recibí una llamada de mi madre, estaba frenética. Mi padre había tenido un ataque al corazón mientras estaba de vacaciones en Filadelfia. Dijo que se encontraba muy mal y que los doctores no sabían si llegaría a pasar la noche. Años después me dijo que había llamado tres veces a la org hasta que me localizó. Nadie me dio sus mensajes las dos primeras veces. Volé a Filadelfia de inmediato, pasé las cinco horas de vuelo sin saber si mi padre estaría vivo o muerto al llegar. Como ciencióloga, la muerte no significaba nada. Uno simplemente abandona el cuerpo y puede coger otro y comenzar una nueva vida. Sin embargo aún existía una parte de mí que era consciente de la tragedia personal que supondría la muerte de mi padre y el dolor que sentiría si al llegar al hospital averiguara que había muerto. Cuando llegué a Filadelfia de madrugada, me sentí muy aliviada al saber que mi padre se había salvado y estaba bien. Peró había quedado en una condición muy grave de corazón y se tendría que controlar constantemente. Le fue instalado un marcapasos del que él dependería.

 

Mientras estaba en Filadelfia pasé mucho tiempo con mi madre. Estaba en el mundo "wog" sin otros cienciólogos a mi alrededor. Permanecimos en un hotel cercano al hospital y cuando no visitábamos a mi padre, teníamos mucho tiempo para hablar. Recuerdo una conversación que tuvimos acerca de la vida en la Unión Soviética. Mi madre me decía que los ciudadanos soviéticos no podían elegir su carrera. Desde una edad muy temprana el gobierno decidía lo que esa persona haría, no según su deseo personal sino lo que era mejor para la Unión Soviética. Pensé en eso durante un rato y me di cuenta de que mi vida en Cienciología era muy parecida a la de un soviético había querido vivir en Florida y ser una auditora y yo estaba en Los Ángeles, haciendo un trabajo que no quería, sin haber tenido elección en eso. Confesé a mi madre cómo me sentía y ella me preguntó que si consideraba regresar a casa y no volver a la Sea Org; dijo que la puerta estaría siempre abierta. Yo no estaba preparada para hacer tal cambio en aquel momento pero me ayudaba muchísimo saber que tenía una opción. Después de haber estado en el mundo "wog" durante tres semanas éste no me parecía un lugar tan terrible.

 

Cuando mi padre se recuperó lo suficiente como para viajar, nos lo llevamos a casa de mis padres en Michigan, donde permanecí aproximadamente una semana. Aún sentía que debía regresar a Cienciología para resolver cuidadosamente las cosas, así que el uno de agosto de 1976, volví a Los Ángeles. Después de haber estado fuera tres semanas, las cosas en LA habían empeorado. Mi senior, Tina, y yo, nunca nos habíamos llevado bien. Poco después de mi regreso tuvimos una gran discusión y yo dejé mi puesto de Directora de Procesamiento, rehusando trabajar con ella. No puedo recordar sobre qué era la discusión pero creo que tenía algo que ver con no haberme dado los encargos de mi madre. El Oficial Comandante, Gary Epstein, y el Oficial de Éticas intentaron persuadirme de que regresara a mi puesto pero rehusé diciendo que estaría dispuesta a hacer otro trabajo pero no con Tina. Me ofrecí a hacer FES y estuvieron de acuerdo, por lo menos temporalmente. No creo que nadie en LA supiera qué hacer conmigo. Si hubiese hecho tal cosa en Flag me habrían mandado al RPF, pero en LA, la gente me admiraba porque había estado en Flag. Además, no había RPF en LA.

 

Sentía como si estuviera en el limbo. Cada jornada la ocupaba "feseando" carpetas. No fui castigada, de modo que se me permitía tiempo libre para salir. Un día a la tarde salí a caminar por Hollywood Bulevard. Repentinamente, un significativo cambio mental me ocurrió y me pregunté a mí misma, "¿Qué hago aquí? Esto no es lo que esperaba cuando al principio me uní a la Sea Org. No me siento feliz aquí y no puedo seguir así. Debo hacer algo acerca de mi situación."

 

Y enseguida tomé una decisión: Me daba dos semanas de plazo. Si en dos semanas, las cosas no mejoraban, haría una de estas dos cosas; hablar a un miembro de la organización al que confieso lo que pienso y siento, permaneciendo fiel al grupo; o saldría del grupo sin decírselo a nadie. El hecho de que yo me permitiera tener estos pensamientos era bastante significativo. Era muestra de haber estado bastante tiempo sola y alejada, empezaba a liberarme del control mental bajo el que había estado durante tantos años. Una persona bajo control mental nunca se permitiría tener pensamientos tan críticos sobre el grupo sin censurarlos. Se me había enseñado que los pensamientos críticos significaban crímenes sin descubrir. Pero de alguna manera, era consciente de la validez de mis pensamientos y mi inocencia

 

Al día siguiente, regresé al trabajo, manteniendo la decisión que había hecho. Esto era algo que tendría que solucionar yo misma. Pasaron las dos semanas y durante ese tiempo no aconteció nada. Seguí trabajando y haciendo FES de carpetas. Hablaba muy poco a los demás y nadie me molestaba; hasta el viernes 20 de agosto de 1976. Esa tarde, Gary Epstein tuvo una discusión conmigo. Estaba muy enojado por haber dejado mi puesto y dijo que me dejara de tonterías y regresara a éste. Sarcásticamente me acusó de creer que estaba encima de los demás por haber estado con Quentin en Flag. Me mandó a una entrevista con el oficial de éticas que fue más amable. Trató de convencerme de que regresara a mi puesto pero aún rehusaba. Dijo que si no regresaba no tendría más remedio que hacerme un Comité de Evidencia. Supe que debía actuar pronto.

 

A la mañana siguiente, el sábado 21 de agosto, estaba haciendo FES como de costumbre. Parte de las personas con las que trabajaba murmuraban acerca de una mujer joven llamada Pandora Cooper, que había sido supervisora de caso y auditora en la organización de Washington D.C. Se rumoreaba que ella había querido salir y no le fue permitido. Fue encerrada en una habitación en contra de su voluntad y forzada a recibir auditación. Ella finjió realmente aceptar la auditación y dijo a sus captores, que ésta realmente la había ayudado y que había cambiado de opinión acerca de la partida. Una vez los convenció de que quería permanecer, le permitieron salir de la habitación. Salió disparada de la organización y no volvió jamás. Me dí cuenta de que lo que le había pasado a Pandora me podría haber pasado fácilmente a mí y debía actuar con rapidez.

 

Había ahorrado casi 200 dólares cuando era Directora de Procesamiento y obtenía primas. Cuando dejé ese puesto, ya no recibí primas, sólo la paga de la Sea Org que eran diez dólares a la semana, en esa época. Pronto gastaría estos 200 dólares y no tendría dinero para ir a ningún sitio y debería renunciar a mi apartamento. Concluí que si quería irme de la Sea Org. Tendría que ser ese día antes de que un Comité de Evidencia fuera convocado.

 

Sucedió que tenía la tarde libre, que me daba la oportunidad perfecta para salir, no se notaría mi ausencia hasta el día siguiente, pero aún no había tomado la decisión final. Fui a nadar, tomé una ducha y me puse un vestido nuevo que mi madre me había mandado. Fui a una cabina telefónica, llamé a las líneas aéreas, a ver si podía salir de LA en avión pero todas las plazas estaban ocupadas. Entonces fui a la estación de autobús a ver la siguiente salida a Michigan. Había un autobús que salía a las seis de la tarde y el precio del billete era de 125 dólares que podía permitirme. Eran las dos y media de la tarde. Volví al apartamento y encontré a uno de mis compañeros de piso. Traté de actuar con normalidad. Salió a comprar un periódico y comencé a empacar algunas de mis cosas. Volvió pronto y escondí apresuradamente lo que había empacado. Le dije que había ido a nadar y que el agua estaba magnífica, esperaba que fuese a tomar un baño. Afortunadamente lo hizo y una vez más me quedé sola.

 

Ahora no habría nada que me parase de partir, escepto las barreras que yo misma me impusiera. En un lapsus que parecía muchísimo tiempo pero que no eran más de cinco minutos luché ansiosa sobre esta decisión que sabía, debía realizar. Quería marcharme pero tenía miedo. Sabía que ésta era mi única oportunidad de irme. Si no lo hacía ese día, quizá no tendría otra oportunidad durante mucho tiempo, si es la había. Vacilé aún más sobre si me quedaba o me marchaba. Sentía como llevaba a cabo la decisión más grande y dura que jamás había hecho en mi vida. Acabé de empacar algo de ropa en una bolsa pequeña. Continuaba diciéndome a mí misma que no era feliz y que las cosas no mejorarían. Todavía vacilaba.

 

Derrepente, me di cuenta de que tomar esta decisión de marcharme, nunca sería fácil y que si esperaba a que lo fuera, nunca me iría. Finalmente me lancé. Recogí algunas de mis cosas y dejé mi apartamento. Supe que no podía llevarme todo lo que tenía porque podía encontrarme con alguien de camino a la estación de autobuses y me resultaría difícil dar explicaciones. Cogí una bolsa pequeña, otra de plástico y mi bolso. Inventé una historia para explicar por qué llevaba esas bolsas si me encontraba con alguien, pero, por suerte, no tuve que usarla. Estaba aterrorizada por encontrarme con alguien del grupo, que me parase y me retuviera contra mi deseo.

 

En cuanto llegué a la estación de autobús en Hollywood, que estaba a diez minutos de camino desde el apartamento, compré mi billete a Michigan. Llamé a mi madre y le dije que volvía a casa. Saltó de júbilo y dijo "Siempre supe que eras un espíritu independiente".

 

A las cinco de la tarde subí al autobús de Hollywood para LA, donde debía hacer transbordo. Tenía dolor de cabeza y todavía estaba preocupada por si me encontraba con alguien. No fue hasta que mi autobús salió de LA a las seis de la tarde que empecé a tranquilizarme. Me sentí más aliviada que jamás en mi vida. Sentí que como si me hubiese quitado un gran peso de encima y que por fin era libre.

 


 

COMIENZO MI NUEVA VIDA
 

Durante nueve meses permanecí en mi casa, intentando entender lo que me había ocurrido y adaptándome a mi nueva vida. Una semana después de marcharme, empecé a escribir mis pensamientos sobre lo que me había acontecido en un diario que todavía tengo. Estaba muy confundida. Durante varios meses no vi más que a mis padres y me sentía muy sola.

 

Seis semanas después de marcharme, intenté analizar el grupo en mi diario a ver si podía encontrar qué había fallado. Anoté, "hay algo injusto en la manera de funcionar de ese grupo; algo muy básico que se me escapa de las manos." En ese momento no consideraba a L. Ron Hubbard responsable de la situación y no sabía nada acerca del control mental. Sin embargo, hice una observación que considero una aproximación de gran valor para mí: Había muy poco o ningún interés en las personas como seres humanos. La gente sólo era vista en términos de su utilidad al grupo.

 

Un ejemplo propuesto era el de una joven holandesa, que se entrenaba como auditora en Flag. Ella tenía dificultades con la lengua inglesa y en consecuencia, problemas de comprensión con los materiales del curso y luego al auditar gente. Nunca era capaz de progresar desde los niveles más básicos como auditora, a causa de su dificultad con el idioma. Cuando cometía errores era mandada a ética y fue una de las primeras en ir al RPF. Nunca se le ocurrió a nadie que su problema no eran "las malas intenciones hacia el grupo" simplemente no comprendía el inglés lo suficiente. Nadie se preocupó de ver lo que era evidente. Todos podían ver que ella no lo hacía bien como auditora y por tanto debía tener malas intenciones, por consiguiente era disciplinada. Si alguien hubiera tenido interés en ella como persona, habrían sido fácilmente capaces de ver cuál era su problema, ayudándola a aprender inglés. Pero esa no era la forma de hacer las cosas en la Sea Org.

 

Comencé a darme cuenta de que, en general, no existía consideración ni afecto en la Sea Org. Todo "afecto" estaba condicionado a la productividad y los stándares para ésta productividad amenudo eran bastante ridículos. Por supuesto había escepciones; las amistades verdaderas, desarrolladas entre la gente, a pesar de todo. Pero eso no es como el grupo funcionaba en su totalidad. Amenudo, cuando se desarrollaban estas verdaderas amistades, se intentaba separar a la gente, como lo que pasó entre Quentin y yo. La verdadera amenaza a Hubbard, no era la posibilidad de tener sexo, sino la proximidad emocional y la amistad verdadera que habíamos desarrollado. Esta separación de amigos, tiene el efecto de hacer que la persona se sienta muy aislada aunque ellos puedan estar constantemente rodeados de centenares de personas en el ambiente de la secta.

 

En mi opinión, la cosa más efectiva que un terapeuta podría hacer, en una intervención con un cienciólogo, sería tener una actitud genuinamente cuidadosa hacia la persona. Los cienciólogos, especialmente miembros del personal, sufren por esa ausencia de compasión. Yo no insistiría más en ese punto. Una actitud compasiva, cuidadosa, ayudará con mucha más probabilidad a que la persona se libere de su prisión mental que cualquier otra información acerca de lo que hace el grupo. Dar la información no funcionará ya que lo rechazará como mentiras de la prensa wog.

 

Sé esto porque viví en tal ambiente durante cinco años. La clave ideal para liberar a alguien de esa secta es la compasión. Esto es cierto para todas las sectas pero lo es especialmente en Cienciología, donde, en las más altas categorías no existe ninguna compasión. Mostrar compasión puede ser la llave que rompa su identidad sectaria y alcance a la persona verdadera. Una vez que el lazo emocional se ha establecido puede darle hechos y ayudarle a ver su salida de la trampa.

 

Una amistad que la iglesia de la Cienciología nunca fue capaz de destruir, era la que existía entre Quentin y yo. Continuamos escribiéndonos. En septiembre recibí una carta suya diciendo que pasaba muy malos momentos. Había dejado de auditar por los "errores" que había cometido con un Pc. que tenía cáncer. Quentin intentó desesperadamente ayudar a esa persona pero nada parecía funcionar. Parecía muy deprimido. Me mandó una fotografía suya diciendo que me acordara de él. Me preocupaba bastante que quizá intentara suicidarse otra vez y le escribí de inmediato dándole apoyo. Le decía que estaba preocupada por si intentaba suicidarse y que si alguna vez se sentía así podía llamarme en cualquier momento y hablaríamos acerca de ello.

 

El 12 de octubre recibí la última carta de Quentin. Me dijo que no me preocupara, que nunca intentaría suicidarse otra vez. Las cosas parecían irle mejor. Él había escrito una propuesta a su padre, solicitando una licencia indefinida para poder ser piloto. Sentí que si su propuesta no se aprobaba, saldría de Cienciología, y eso sería muy difícil para él. Tendría que cortar con sus padres y con el único modo de vida que había tenido. Decidí apoyarlo de cualquier forma posible, si tomaba tal decisión. Una vez más contesté a su carta enseguida. Esta vez no recibí respuesta. Durante los siguientes ocho meses mandé cartas, esperando que le llegaran. Creí que quizá sus padres sabían que le escribía y no le entregaban mis cartas. Desde que había dejado Cienciología, era considerada una persona supresiva y a ningún cienciólogo en buena posición, se le permitía comunicar conmigo pero eso no habría pasado con Quentin. Se me ocurrió que quizá había pasado lo peor y que Quentin se había suicidado pero le seguía escribiendo.

 

Tuve muchos sueños sobre Quentin y Cienciología. Durante un año tenía pesadillas cada noche en relación a la secta donde escapaba de cienciólogos que intentaban hacerme regresar. A veces soñaba que estaba encerrada en prisión y que intentaba evadirme. Un año después, esos sueños llegaron a ser cada vez menos frecuentes.

 

En junio de 1977 recibí una llamada de Chuck Ohl, que trabajaba en la Oficina del Guardián. Dijo que Quentin había fallecido el pasado mes de octubre. Según me explicó Chuck, fue hallado en estado de coma, en su coche, cerca del aeropuerto de Las Vegas. Su muerte se consideró desconocida y Mary Sue había ordenado una investigación completa sobre su muerte. Chuck quería saber si Quentin había llamado o había tratado de avisarme. Quedé conmocionada. Durante mucho tiempo tuve la impresión de que algo había acontecido pero oir la notícia fue un golpe. Le dije a Chuck que Quentin me había escrito poco antes de su muerte y le propuse enviarle copias de esas cartas y haría todo lo que pudiera para ayudarle en la investigación. Creo que su madre tenía derecho a saber lo que le pasó a su hijo. Sabía que realmente lo amaba. Hice copias de las cartas y las mandé a Chuck.

 

Hace muy poco hablé con alguien que había estado el Florida en la época que Quentin se fue a Las Vegas. Tenía algunas informaciones sobre lo que le ocurrió a Quentin. Le pregunté si su propuesta para ir a la escuela de vuelo se había aprobado y ella respondió que, por lo que sabía, fue denegada. Entonces tomó sus vacaciones de tres semanas y se esperaba que volviese. Estoy convencida que la muerte de Quentin fue un suicidio.

 

En la época cuando recibí esta triste notícia, había regresado a la Universidad de Michigan. Me iba bien en mi nueva vida. Me sentía mal acerca de Quentin, pero me prometí que haría todo lo posible por vivir mi vida al completo. Desde que dejé Cienciología, nunca había sido consciente de hasta qué punto mi libertad era importante. Se cuan preciosa es porque viví durante unos cinco años sin ella. Quentin se fue pero tenía una vida entera delante mío, que viviría lo mejor que podría en honor a ambos, Quentin y yo misma.

 

afortunadamente, no tuve problemas en la escuela, probablemente porque tuve una posición bastante alta en Cienciología que requería usar la mente y tomar decisiones, aunque estuviera al servicio de la secta. Logré graduarme en la Universidad de Michigan con un 3´7 de GPA en el primer 10% de mi clase.

 

En julio de 1977 recibí una llamada de Karen de la Carriere que había sido una de mis mejores amigas en Flag. Estaba de misión en LA e intentó convencerme de que regresara. Dijo que la organización se había mudado a un edificio nuevo y que estaban pasando cosas emocionantes. Gary Epstein, el Oficial Comandante en el momento en que lo dejé, fue apartado de su puesto ya que se descubrió que era una persona "supresiva". Durante unos segundos me sentí tentada. No le dije ni que si, ni que no, dije que me lo pensaría. Cuando colgué el teléfono, me di cuenta que nunca volvería. Había comenzado mi nueva vida y no parecía que las cosas hubiesen cambiado tanto en la Sea Org. Una semana después volvió a llamarme y le dije que no volvería. Fue la última vez que hablé con un cienciólogo.

 

Recientemente hablé con tres cienciólogos que no se marcharon hasta principios de los ochenta, los cuales eran altos ejecutivos de Cienciología. Dijeron que a finales de los setenta, las cosas empeoraron allí, especialmente después de que los mensajeros de Hubbard asumieron poder. Todos estaban de acuerdo que tenían mucha suerte por haberla dejado. Si alguien dice que la clase de experiencias que viví en Cienciología ya no pasan, no lo crea. Hay muchas personas que pueden testificar que las cosas han empeorado.

 

Tras graduarme en la Universidad de Michigan con una B.A. me mudé a Nueva York en 1980. Mientras que en algunos aspectos me iba bien en la vida; en otros, mis experiencias en la vida todavía me afectaban. A lo largo de los años, consideré varias carreras diferentes pero no pude elegir ninguna de ellas. La carrera que estaba muy interesada en hacer era psicoterapeuta. Fui a la escuela durante casi un año y medio en el Instituto de Psicoanálisis, pero no completé el programa. No tenía un problema académico sino la falta de motivación suficiente para completar el programa y encontré una escusa para dejarlo. Hasta muy recientemente no me di cuenta que mi capacidad para realizar una nueva carrera, particularmente en este campo, tuviera tanto que ver con mis experiencias en Cienciología. Porque mi "éxito" en Cienciología tuvo un resultado totalmente devastador para mí; tenía un temor subsconciente profundo de nunca más volver a tener éxito. Después de todo cualquier éxito conseguido por mí en Cienciología, era muy temporal y podía ser cancelado, no importaba cuando, por los caprichos de LRH. El éxito, para mí, significaba ser borrada. Ahora que soy consciente de esto, soy capaz de reprogramar mi subsconciente y comienzo a sacar esas cosas fuera de mí. Yo ya no estoy en una secta y puedo tener tanto éxito como quiera sin temor a ser borrada.

 

Por primera vez en años, comienzo a sentirme como la mujer joven, idealista, ambiciosa y entusiasta que era cuando tenía 18 años.Sin embargo, hoy se que nadie me dará las respuestas a la vida. Ahora me doy cuenta de que tengo una mente completamente capaz para elegir mi destino y tomar decisiones que haga en la vida y nunca pondré a nada y a nadie encima de lo que se y siento. Ahora conozco las técnicas que se utilizan para controlar la mente de las personas y que en este mundo existen personas sin escrúpulos que utilizan estas técnicas para manipular a la gente. Si veo que una persona o grupo usa esas técnicas, ahí es donde mi vinculación con esa persona o grupo finaliza. Mi vida y mi mente son ahora mías y nunca las daré a nadie otra vez.

 

[Actualización, agosto de 1996. Volví a la escuela y completé una formación de asistencia social, pasé mi examen (CSW) y ahora soy una profesional certificada en Salud Mental]

Mónica Pignotti, 1989.

 


Regreso a índice